Otro camino

Migración, condición humana

Pero la mundialización es también una globalización de las migraciones; la interdependencia de las crisis políticas y algunos factores de importancia mundial (como la población, el medio ambiente, el desarrollo, la alimentación, la energía, la urbanización y la ausencia de democracia) guardan un profundo vínculo con las migraciones …: Catherine Wihtol de Wenden

 

Hoy es el día del refugiado; según Naciones Unidas en 2010 había alrededor de 214 millones de migrantes internacionales en todo el mundo, 128 millones viven en países desarrollados y 74 millones, en países en desarrollo.

En cierta medida la historia de la humanidad es la historia de las migraciones.

No existe en rigor ninguna etnia, cultura o nación “pura” o, si se quiere, ajena a múltiples variaciones y mestizajes. Cuando han predominado “tesis” de “razas superiores” los desastres humanitarios han sido brutales.

Más que atormentarse por esa condición humana, es tiempo de asumir la migración y responder a los múltiples desafíos que nos plantea a escala planetaria, regional y nacional.

Uno de esos retos es la corriente migratoria de niños y adolescentes. Según el embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, entre octubre de 2013 y junio de 2014, se detuvieron a 52 mil migrantes menores no acompañados que intentaron cruzar la frontera sin documentos, 100 por ciento más que el año anterior.

Según la Unicef, se calcula que 33 millones de los migrantes internacionales tienen menos de 20 años de edad, lo que representa 15% del total de la población migrante internacional. De éstos, aproximadamente 11 millones (33%) tienen entre 15 y 19 años; 9 millones (26%), entre 10 y 14 años; 7 millones (22%), entre 5 y 9 años, y 6 millones (18%), entre 0 y 4 años.

Dentro de los flujos migratorios también están los refugiados; producto de conflictos bélicos internacionales o de carácter interno. 

Las cifras de la ONU son dramáticas: “En cerca de 140 países, de los 192 que la conforman, se celebran elecciones para la determinación de sus gobiernos […] Naciones Unidas reconoce que en 100 de esos países existen importantes restricciones a las libertades civiles y políticas, en 70 los niveles de corrupción son manifiestamente elevados y cerca de 30 padecen conflictos armados vivos. Como consecuencia, más de 14 millones de personas tienen la condición de refugiados en el mundo actual; y una indefinida cantidad adicional de personas ha migrado de sus países huyendo de la violencia, no solo política, sino también religiosa o de género” (José A. Alonso: 2011).

Durante 2012, Acnur también identificó a más de 3.34 millones de apátridas en 72 países.

Se estima que hay alrededor de 21 millones de mexicanos viviendo y trabajando en Estados Unidos, en condiciones terribles. Durante el gobierno de Obama ha crecido el número de deportados, llegando a un millón.

Los migrantes centroamericanos están expuestos a la violación de sus derechos humanos y exponen su dignidad y su vida al cruzar México, como los 72 asesinados en San Fernando, Tamaulipas, las mujeres y los niños víctimas de la trata de personas.

La defensa de los derechos de los migrantes es impostergable, aquí y en el mundo.

 

joeloj7168@yahoo.com.mx