Otro camino

Complicidad

Es el sello identitario de los poderes y los poderosos —que en su conjunto apenas rebasan poco más de uno por cada mil de la población del país—, tanto de los aparatos de Estado como del poder “del dinero” y también de las élites de la intelectualidad y, por supuesto, los que controlan los poderosos centros mediáticos. Complicidad es el nudo gordiano.

La cadena de complicidades en torno al “asunto” de las casas del Presidente y su secretario de Hacienda, la integración de los diversos gobiernos de distinto nivel y quienes aspiran a “repetir” en otros cargos mediante su “postulación como candidatos, el control vertical de los aparatos partidistas, la simulación de “disidentes” que hoy enarbolan la integridad cuando apenas estuvieron coludidos en esconder a criminales para garantizarles “el fuero”, las despiadadas denuncias esparcidas cual ventilador de heces que se prodigan gobernadores y “opositores”; todo ello no hace más que exhibir la punta del iceberg debajo del cual está una inmensa masa putrefacta, donde la complicidad es la regla.

El abuso de los adjetivos estridentes ha convertido a las palabras en inofensivas diatribas. Estamos viviendo la decadencia del lenguaje derivado de la sistemática impostura de su uso. El cuento de Pedro y el Lobo domina el escenario nacional.

La ira genuina de miles es manipulada para esconder complicidades políticas, sociales, económicas y éticas que fueron construyendo un tejido decadente donde el predominio de los apetitos de poder y de dinero acabaron por forjar un hábitat infernal. Donde el paradigma es Ayotzinapa, Iguala, Tlatlaya, San Fernando y decenas, incluso cientos, de casos semejantes.

El camino del lamento, la iracundia y muchas veces su combinación con prácticas de complicidad con los poderes fácticos y formales a escala municipal, estatal o federal solo ha gestado un creciente fenómeno de cinismo o derrotismo y victimismo, como si ello fuese el sello de la  autenticidad opositora o incluso de la rebeldía.

Pasado mañana en Grecia y en unos meses en España está por consumarse un vuelco político. Es producto de la resistencia de años. Ello ha sido posible empleando otro camino.

 

joeloj7168@yahoo.com.mx