Otro camino

Alepo: triunfa la dictadura

Bashar al Asad logró derrotar a los rebeldes después de dos años y medio de sitio al Este de Alepo. Ahí se atrincheraron los rebeldes después de una guerra con 312 mil muertos, 12 millones de expulsados de su hogar, tras cinco años de una lucha pacífica que inició como secuela de la primavera árabe, con manifestaciones masivas en toda Siria, especialmente en Alepo y Damasco.

Mientras cayeron las dictaduras en Egipto, Túnez, Libia, y se produjeron movimientos en toda Arabia con resultados complejos, en Siria la vieja dictadura dinástica tuvo la capacidad de resistir a esa oleada gracias a sus aliados históricos de Rusia e Irán y en cierta medida Turquía, gracias a la hipocresía de Estados Unidos, Alemania y Francia, además de la pasividad de las Naciones Unidas y la Unión Europea.

En Siria ha triunfado un remedo del totalitarismo soviético y su sistema de alianzas, un antiyanquismo elemental.

Cada potencia se condujo con un gran oportunismo ajeno a la inmensa tragedia del pueblo sirio.

Estados Unidos inicialmente simpatizaron con la resistencia civil, pero ante la amenaza de los grupos fundamentalistas como ISIS se plegaron apoyando al dictador Al Asad.

Francia bombardeó sin la menor consideración a poblaciones civiles como reacción contra los atentados en París.

Putin se erige como el gran triunfador. Su habilidad le ha dado una victoria en su “patio trasero” de tal dimensión que ahora cuenta como aliado al mismo Trump. Esta perversa coalición tiene ciertos puntos de convergencia por su disputa geopolítica tanto económica como militar contra China.

Como siempre las potencias actúan en defensa de sus intereses, como lo hacían los estados del antiguo “bloque socialista” denunciados por el mismo Che Guevara en Argelia. Conducta que lo llevó a la ruptura con Castro.

En este turbio coctel de miserias no debe olvidarse que los aliados de Estados Unidos, los jeques de Arabia Saudita y otros países inmensamente ricos por su petróleo están detrás del denominado califato de ISIS.

En Siria estamos ante una macabra combinación de intereses, donde los pueblos de la antigua Arabia están sometidos a la disputa de las potencias imperiales.

joelortegajuarez@gmail.com