Otro camino

Abrir las puertas

Al finalizar la inmensa manifestación del 20 de noviembre —antes de que ocurrieran las acciones violentas de ciertos encapuchados y la represión de la policía que no se constriñó a su contención, sino que arremetió contra manifestantes pacíficos— muchos nos preguntábamos qué sigue.

El PRD y sus aliados están en la picota. Las “izquierdas” con registro están podridas.

En los partidos, grupos y grupúsculos de tipo revolucionario o los que se nombran anarquistas, su ruta y discurso marginal no sirven. La vía armada fue derrotada. La condena al Estado no basta.

El coraje contra la élite gobernante y específicamente el rechazo al gobierno, expresado en la consigna Fuera Peña Nieto y la estrujante denuncia-esperanza  Vivos los llevaron, vivos los queremos, siendo tan genuinos, no pueden ser suficientes para darle rumbo a un movimiento masivo como el que se ha desarrollado en los recientes dos meses a raíz de la cacería de estudiantes de Ayotzinapa. Sin duda una de las aportaciones de este movimiento es la esperanzadora presencia de los jóvenes, principalmente estudiantes. Todas las ideas conservadoras que los consideraban apáticos, manipulados y carentes de discurso se derrumbaron. El desafío es darle continuidad. Darle organización a los movimientos y rumbo a sus luchas.

Para quitar esa lápida conservadora que cierra el paso a los jóvenes, se requiere ABRIR LAS PUERTAS.

Quizá estemos en la víspera de la gestación de un fenómeno similar al PODEMOS español.

Se requiere un cambio político que canalice el malestar expresado en las movilizaciones de todo tipo.

Hoy es posible proponerse abolir el sistema político de la partidocracia.

ABRIR LAS PUERTAS para que cualquier grupo de ciudadanos que tenga un programa pueda registrar a su partido. Ese registro estará sujeto a la votación, única y exclusivamente.

ABRIR LAS PUERTAS para acabar con el obsceno negocio de las franquicias electorales de hoy, suprimiendo todo tipo de subsidios del Estado a los partidos.

ABRIR LAS PUERTAS de televisión y radio, acabando con el duopolio o cualquier simulación como la que está en curso.

ABRIR LAS PUERTAS a los trabajadores estableciendo la libertad sindicalque ponga fin a los sindicatos corporativos. Eliminando la titularidad de los contratos colectivos que permite la existencia del charrismo, así como las cláusulas de exclusión, las cuotas sindicales obligatorias y el resto de las leyes laborales que favorecieron al corporativismo.

ABRIR LAS PUERTAS para que los campesinos se liberen del control del Estado y de los “líderes” que mediante las ominosas “gestiones” los traen a la capital del país, con humillantes acarreos.

ABRIR LAS PUERTAS que permitan una economía basada en el empleo y el salario digno.

ABRIR LAS PUERTAS de la educación y hacer una reforma universitaria nacional.

ABRIR LAS PUERTAS para poner fin a las bandas criminales legalizando la producción, distribución y consumo de las drogas.

Esto es parte de un proceso de cambio posible. La demagogia y el discurso infantil “revolucionario” fracasaron aquí y en China.

Los jóvenes tienen la palabra.

 

joeloj7168@yahoo.com.mx