Empatía Popular

La inseguridad no se crea ni se destruye, se transforma

Algo grave está ocurriendo o está a punto de ocurrir en las instituciones educativas en la zona conurbada. Como nunca antes una psicosis colectiva tiene a los padres de familia presos del miedo e incertidumbre, ante los presuntos casos de secuestros de alumnos.

En estas últimas semanas las redes sociales han servido como escaparate para exhibir, sobre todo en páginas que no tienen que ver con seguridad pero por su alcance, como aquellas que se dedican a la venta de artículos en Facebook, son utilizadas para mostrar evidencias de merodeadores de planteles escolares.

Hasta el momento las autoridades de Educación no tienen casos comprobados donde algún estudiante haya sido privado de su libertad, sin embargo la gente en Twitter, Facebook y WhatsApp tienen otras versiones.

Este miércoles se dio a conocer una circular de la escuela secundaria 8 donde en forma de alerta avisaban a los padres de familia que tomaran las precauciones necesarias con sus hijos, ya que se estaban registrando casos de secuestro.

Sin embargo ayer la institución reconoció que hubo un error en la redacción del mismo, pues no querían confirmar como real algún caso, simplemente era una advertencia.

Pero los padres de familia tomaron la decisión de ir personalmente hasta la puerta de la escuela por sus hijos, quienes literalmente se llevaban tomados de la mano a sus adolescentes.

El asunto no para aquí. También las extorsiones a las escuelas han estado a la orden del día, y estas sí se han comprobado, como lo que ha ocurrido en colegios de Altamira.

En el sector Monte Alto una escuela tuvo que cerrar dos días sus puertas ante el temor de ser blanco de las amenazas de los delincuentes, quienes les pedían cantidades de dinero con tal de dejarlos en paz. Las autoridades escolares tomaron cartas en el asunto y avisaron a las fuerzas de seguridad, y el mismo Ayuntamiento les ofreció toda la protección posible.

Lo que sí se está demostrando aquí es que los delincuentes encontraron, una vez más, un sector bastante vulnerable donde hacer sus fechorías. Las escuelas están completamente descuidadas y las autoridades no se dan abasto, porque no tienen el personal suficiente para abarcar todo el campo educativo, ni de cualquier otra parte de los municipios.

Y para no quedar conformes, ayer la Coordinación de Seguridad Pública en la zona reconoció que, según el informe del Observatorio Ciudadano local, los asaltos a mano armada y con violencia han ido en incremento, de diciembre del 2015 a la fecha y respecto al 2014.

Sin duda la inseguridad está tomando formas que no se habían visto en estos tres municipios. A ver hasta dónde aguanta el pueblo.