Empatía Popular

El drama turístico de Ciudad Madero

Desde hace varias semanas en Ciudad Madero está ocurriendo una novela, donde los protagonistas son el Ayuntamiento y el sector empresarial de la urbe, y el común denominador es la tan exitosa (al menos eso parece) marca turística Tampico-Miramar.

El asunto es que los funcionarios, incluido el mismo alcalde, insisten, pelean, empujan, exigen, vamos luchan para que de una vez por todas el nombre de Ciudad Madero sea incluido en esta promoción que llevan a diversos lugares de la república, particularmente los mercados objetivo como son Nuevo León y la Ciudad de México, antes Distrito Federal.

El municipio quiere que la marca sea “Tampico-Madero-Miramar”, o es “Madero-Tampico-Miramar”, o quizá “Miramar-Madero-Tampico”; como sea el caso, pero tiene que llevar el nombre de Madero ahí, para que sea reconocida la ciudad a nivel nacional, porque la playa está en la urbe petrolera.

No entraremos en debates de que si la playa es de Tampico o de Madero, ya ha sido muchas veces tema de conversación, que incluso ha generado acalorados debates entre la opinión pública, sobre todo entre los habitantes que defienden a capa y espada lo que les pertenece de sus municipios, que al final son uno solo.

Regresando a esta dramática novela, la respuesta de los “antagonistas”, en este caso los empresarios representados por los hoteleros y comerciantes, responden de manera tajante que no, no es posible cambiar toda una estrategia que ha costado cientos de miles de pesos en el tiempo que lleva activa. No se puede empezar de cero por un capricho.

El desaire siguió al responder que mejor el municipio debería de enfocar sus esfuerzos en realizar los proyectos turísticos que tanto necesita la ciudad, como mejorar los accesos a la playa, los cuales han estado en deplorables condiciones casi en cada periodo vacacional.

También sugieren que se acelere el circuito turístico de La Barra, para presumir ese faro que muchas otras ciudades costeras envidiarían.

En resumen, los empresarios le dijeron al Ayuntamiento de Madero que dediquen sus esfuerzos en cosas productivas que le ayuden al pueblo, y no se desgasten en querer modificar un producto que no solo es de los gobiernos, sino también de la iniciativa privada. Ya no le muevan.

Las vacaciones están a la vuelta de la esquina, y los turistas van a llegar a la Central Camionera de Tampico, o al Aeropuerto Internacional de Tampico. ¿También hay que cambiarle el nombre a estas terminales? Madero ya logró convenio con una línea de autobuses para incluir su nombre en los viajes al sur de Tamaulipas.

Y a todo esto, ¿dónde dejan a Altamira? También es parte de la zona conurbada ¿o no? No hay que ser egoístas.