Empatía Popular

Sacando a flote a Tránsito

Es de reconocer que la administración municipal de Tampico quiere limpiar la imagen, el nombre, cada rincón y todo lo que huela mal en la Delegación de Tránsito municipal, y para ello pidieron la ayuda de la Secretaría de Marina.

Ya fue designado el capitán de navío en retiro Jaime García Cárdenas, quien es un elemento naval con amplio currículum en su ámbito, pero que sin duda puede contribuir con el orden y disciplina de su formación para enderezar y evitar que encalle la embarcación llamada Tránsito.

Aunque hay asuntos que me dejan inquieto en torno a cómo se ha llevado a cabo el cambio de mandos, e incluso los señalamientos que se han hecho sobre el número de mandos que tiene la corporación.

Saltan las dudas sobre si de alguna manera la administración porteña, ya sea la alcaldesa y/o los ediles de la comisión encargada de esta Dirección de Vialidad, sabían de la existencia de tantos mandos medios.

Además que algunos de estos jefes apenas y tenían cursada la secundaria, situación que en ningún empleo u ocupación (excepto algunos diputados federales que no llegan ni a la primaria y ocupan una curul) se puede lograr.

Resulta extraño que no se supiera o se diera a conocer esta situación hasta que se hizo el cambio de titular.

Otro asunto curioso es la reubicación del ahora exdirector de Tránsito Miguel Ángel Santiago Cristóbal, quien ahora ocupará la Subdirección de Protección Civil.

La intriga se define en el hecho de que la alcaldesa dijo que al señor no se le encontró nada negativo en la investigación hecha, por supuestos actos de corrupción.

Entonces, si Santiago Cristóbal estaba limpio, ¿por qué cambiarlo de todas maneras?

Al que señala como un buen elemento que puede servir en Protección Civil, no lo quieren más en Tránsito quizá por ese antecedente, o también para evitar incomodar a terceros con su presencia ya que el cambio estaba pedido casi desde antes de su destitución.

Solo ellos sabrán los verdaderos motivos para no dejar al exdirector en su posición.

Por estas y más situaciones es que la Dirección de Tránsito es muy señalada. La tiene difícil el capitán de navío, pero por lo que vimos, llega con buen ánimo de salir “avante toda”.