Empatía Popular

Imagina a Tampico, Madero y Altamira...

Para escribir esta columna decidí poner música inspiradora, y que mejor canción que “Imagine” de John Lennon, una melodía hecha para fraternizar, para tumbar las barreras de todo tipo y poder crear en lugar de destruir.

Y así, imaginando a una zona conurbada de tres municipios, los más importantes de Tamaulipas, unidos para un solo propósito: crecer como región.

Tampico, Madero y Altamira tienen muchísimo potencial para destacar a nivel nacional; más allá de cualquier atentado a la seguridad pública que pueda dañar la imagen, hay bondades que pueden ser explotadas todo el año.

Esto quedó demostrado en las vacaciones de Semana Santa, la temporada de asueto más esperada por quienes se dedican al rubro turístico en este sur de Tamaulipas.

La gente llegó, pese a cualquier antecedente negativo, se notó el dinamismo en la playa, en las plazas y parques, en las tiendas y avenidas, en los hoteles y restaurantes.

¿Qué más quieren los municipios conurbados? Aquí tienen todo para ser el mejor polo turístico del Golfo de México.

Solo falta ese mensaje de unión, de que cada ciudad complementa a la otra, que comparten más que calles limítrofes, son dueñas de las historias más envidiables del estado y el país.

Comparten además eventos conmemorativos como la Repoblación y la Virgen del Carmen, que no pueden perderse por ningún motivo, ni realizarse a fuerza para cumplir con un protocolo, sino para continuar con esa tradición que mantiene viva a la zona conurbada. “You may say I’m a dreamer, but i’m not the only one” (Quizá puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único), dice parte de la letra de “Imagine”, que no está tan lejana de eso que la ciudadanía quiere, fuera de colores, que los municipios hagan cosas juntos para que puedan brillar al mismo tiempo.

Creo que en aquellas elecciones del 5 de junio la población demandó un cambio, dieron su confianza a tres personas para que lograran sacar adelante a su municipio, aunque siempre de la mano para no dejar a nadie rezagado.

Ya es tiempo de que esos protagonistas se reúnan, que hablen, que estrechen lazos y dejen de lado cualquier ego.

Imaginen lo que juntos podrían crear. Imaginen.