Empatía Popular

¡Atrapen a ese billete falso, se llevó mi dinero!

Si usted no sabe identificar un billete falso al momento de realizar alguna transacción, ya sea en alguna tienda, gasolinera, banco, incluso en el cajero automático, hágase a la idea de que ese dinero ya lo perdió.

En los últimos días, meses, se ha generado una especie de psicosis entre el sector comercial del sur de Tamaulipas, pues se empezaron a registrar voces que alertaban por la circulación de billetes apócrifos de cincuenta pesos.

En algunos de los casos ese temor provocaba que los tenderos rasparan billetes reales y se maltrataran, de manera que daban a entender que eran falsos.

El asunto va más allá, pues los ciudadanos no conocemos cuáles son los pasos a seguir en caso de recibir un billete falso, sobre todo si éste sale de un cajero automático, situación que no tiene sentido pues se supone que los bancos revisan el efectivo que reciben y éste se coloca en los mismos cajeros. El mismo personal lo realiza.

Según la Condusef en la zona sur, que es la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, su labor solo se limita a aconsejar a los derechohabientes, y prevenir futuros desfalcos con este tipo de cambio.

Asimismo la Profeco, encargada de defender a los consumidores, afirman que al igual que la Condusef solo pueden brindar asesoramiento.

Entonces ¿estamos indefensos ante los billetes falsos? ¿de plano es dinero que jamás vamos a recuperar aunque se nos haya dado directamente de las instituciones bancarias?

Pues tal parece que sí.

Y es que el Banco de México, consciente de la situación que atraviesa el sur de Tamaulipas, emitió una serie de indicaciones para aclarar dudas sobre la autenticidad de los billetes:

No ponerlos en circulación, porque si es falso hay delito con penas de hasta 12 años de cárcel; Llevarlos a cualquier banco para que los revisen gratis, si es falso se retendrá el billete y se dará un recibo con datos de la moneda y de quien entrega, ya será el Banco de México quien defina si es verdadero o no.

Si la pieza es real, entonces el banco donde se acudió deberá aplicar el reembolso. Pero esto es lo preocupante, ya que si el billete resulta ser falso o alterado “quedarán bajo guarda y custodia del Banco de México y no podrá recuperar el importe en cuestión, pues se trata de pedazos de papel sin valor”.

El asunto es que, y ha quedado verificado por casos ciudadanos, cuando un billete falso sale de un cajero automático y éste se quiere cambiar en la ventanilla de ese banco, los ejecutivos no lo reponen y lo confiscan, sin embargo el cuentahabiente ya perdió la cantidad en cuestión de sus fondos personales. Duele mucho cuando el billete falso resulta ser de 500 pesos.

¿Entonces quién roba a quién?