En privado

La visita de Francisco

Pocas cosas tan cómodas como la memoria falible.Florestán

Cuando el pasado 7 de junio el presidente Enrique Peña Nieto se reunió con el papa Francisco en su biblioteca privada del Palacio Apostólico, le hizo la invitación formal para que visitara México, le dijo que sí y le preguntó si podía hacerlo público, en lo que el vicario de Roma no solo dio su anuencia, sino que acordaron cómo lo frasearía al anunciarlo más tarde.

Aquella visita oficial a la santa sede, contra todas las normas de protocolo, se dio un sábado, con todas sus burocráticas oficinas cerradas, empezando por la sala stampa, la oficina de prensa que desde días antes tenía redactado y aprobado el comunicado, casi de machote, que repartiría a los reporteros tras el encuentro, pero no había dicho nada de este tema, por lo que el embajador ante la santa sede, Mariano Palacios Alcocer, operó y el vocero Lombardi se comunicó con Valentina Alazraki para confirmarle el anuncio de Peña Nieto, lo que no es usual, pero lo hizo.

Cuando meses más tarde el Papa ratificó su asistencia al Encuentro Mundial de la Familia, en Filadelfia, en septiembre próximo, se abrió la posibilidad logística de venir a México, lo que aún no se ha confirmado.

Mañana, 12 de diciembre, Francisco oficiará una misa dedicada a la virgen de Guadalupe, en la que concelebrará con tres cardenales mexicanos, y habrá un invitado muy especial: el secretario de relaciones exteriores, José Antonio Meade, siendo la primera vez que un alto representante del gobierno mexicano asiste en Roma, a un acto de culto de esta significación.

Y hay quienes no descartan que en esta coyuntura pudiera anunciar su viaje a nuestro país el próximo mes de septiembre.

RETALES

1. DESLINDE. El último secretario de Gobernación de Felipe Calderón, Alejandro Poiré, salió a desmentir la declaración del PRD en el sentido de que le habían denunciado los antecedentes criminales de su candidato a la alcaldía de Iguala, José Luis Abarca, de quien no saben cómo zafarse. Ni de él ni de su relación;

2. FACTOR. Cuando era vicecoordinador de la bancada del PRD en el Senado, Andrés Manuel López Obrador le dijo que la dejara y asumiera la coordinación de la fracción del PT para que no perdiera privilegios, y lo hizo. Ahora, le pidió que dejara la coordinación de la bancada del mismo PT, pero en la Cámara de Diputados, y Ricardo Monreal se fue a encabezar la nueva fracción de Morena. Y será su candidato a la delegación Cuauhtémoc; y

3. OPACIDAD. Tanto hablan de transparencia, pero no ha habido modo de que ni en el Senado, ni en la Cámara de Diputados, ni en la Asamblea Legislativa ni en los congresos locales, presenten cuentas públicas de cuánto y cómo gastan sus partidas las fracciones parlamentarias. Y hablamos, entre todos, de miles de millones de pesos al año. Quizá por eso.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com

Twitter: @lopezdoriga 

Web: lopezdoriga.com