En privado

Al desastre seguirá la crisis

Les importa más el funeral que el muerto.  Florestán

 

Hoy a las 13:14:40 se cumplirá una semana del peor terremoto que ha azotado a esta ciudad desde el 19 de septiembre de 1985, exactamente 32 años después.

Y hoy, como entonces, y como siempre, al gran desastre seguirá la crisis.

¿Cuál? No lo sé.

Pero vendrá.

Y no se trata de aplicar la analogía ni de que se repita la historia que atribuye a aquel desastre la escisión del PRI en 1987, con la salida de Cuauhtémoc Cárdenas, el resultado de la elección presidencial de 1988, cuando se denunció el fraude electoral en el proceso en el que compitió por el Frente Democrático con Manuel Clouthier, por el PAN, y Carlos Salinas, por el PRI, que llevaría al surgimiento del PRD y a partir de 1996, con la reforma política de aquel año, a la debacle del partido único al perder por primera vez, en 1997, su control histórico en el Congreso y tres años después, la Presidencia de la República que recuperaría 12 años más tarde Enrique Peña Nieto.

No, la historia, por más que me digan no se repite, los errores sí, pero éstos no son de ella, son de los hombres y, sobre todo, de los hombre del poder o en el poder.

Hoy, a una semana de la tragedia registrada 12 días después de la del jueves 7 que provocó una hecatombe en Chiapas y Oaxaca y que hoy parece dejarse en un segundo plano, nadie puede prever cómo se expresará la crisis que venga.

Esa es la incógnita que hoy no se puede despejar, nadie puede descifrarla, por más que se escuchen profetas del pasado advirtiendo del cataclismo que viene y del que algunos se alzan ya como sus salvadores.

La sociedad, sobre todos los jóvenes que vivieron el primer terremoto de su vida, ha tomado las calles y espero que ya no la dejen.

De esta desgracia tiene que surgir algo mejor de lo que tenemos, que no es muy difícil, porque sería inaceptable que tras este movimiento, y no me refiero al telúrico, todo siguiera igual.

Eso ya no.

Me resulta imposible de aceptar.

Pero el tiempo, el muy breve tiempo, las semanas y, sobre todo el proceso electoral que ya inició, lo demostrarán.

RETALES

1. NO ENTIENDEN. Los dirigentes de todos los partidos quieren renunciar a lo que no es suyo: el financiamiento público. Pero lo quieren cambiar por promoción electoral, como si alguien se los fuera a tomar en cuenta;

2. VIENEN. A las extradiciones de Javier Duarte, detenido en Guatemala y preso en un reclusorio aquí, de Roberto Borge, capturado en Panamá que ya otorgó la entrega, y de Tomás Yarrington, aprehendido en Florencia, al que también concedió la justicia italiana, al procurador Raúl Cervantes le queda el gran pendiente: la vertiente mexicana de Odebrecht. Y sé que no va a parar; y

3. PERMANENCIA. Miguel Mancera permanecerá en su cargo, ha dicho, hasta que pase la emergencia, que hoy no veo para cuándo. La ley le da de plazo hasta el 1 de diciembre. Es decir, 65 días a partir de hoy. Y contando.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga

Web: lopezdoriga.com