En privado

La sucesión del Distrito Federal

Está más allá del celular.Florestán

 

A partir de la reforma política de 1996, al año siguiente se llevaron a cabo las primeras elecciones para elegir jefe de Gobierno del Distrito Federal, una vez muerto el antiguo Departamento como parte de la estructura del Poder Ejecutivo Federal, cuyo titular, el regente, era designado por el presidente de la República.

Y desde 1997, las cuatro elecciones para el gobierno capitalino, las ganó un candidato del PRD: Cuauhtémoc Cárdenas, que fue el primero; Andrés Manuel López Obrador, en 2000; Marcelo Ebrard, en 2006, y Miguel Ángel Mancera, quien sin ser militante fue su abanderado, en 2012. Ya le he contado que los cuatro electos, como todos sus antecesores designados, fueron precandidatos presidenciales, siendo el más fuerte el recién fallecido Manuel Camacho Solís, regente de 1988 a 1993, cuando renunció por la designación de Luis Donaldo Colosio como candidato presidencial de Carlos Salinas.

Debo apuntar que ni el PRI ni el PAN postularon candidatos competitivos en ninguno de los cuatro procesos. El PAN con Carlos Castillo, en 1997; Santiago Creel, recién panista, en 2000; Demetrio Sodi, cuando era senador por el PRD, en 2006; e Isabel Miranda de Wallace, en 2012. Y por el PRI, en 1997, Alfredo del Mazo; en 2000 Jesús Silva-Herzog Flores; en 2006 y en 2012 Beatriz Paredes. Y de los siete, salvo Creel en 2000, por el efecto Fox, todos tuvieron un rol de nivel testimonial.

Para 2018 el panorama cambia, como cambiará en el proceso presidencial. Por el PAN iría Xóchitl Gálvez, una candidata propia y fuerte; por el PRD Miguel Barbosa o el nuevo secretario de gobierno de Mancera; por Morena, no sería Ricardo Monreal, como todos, hasta él, apunta, sino alguien de todas las confianzas y admiración de Andrés Manuel López Obrador: Claudia Sheinbaum. Y por el PRI, de nuevo, el que designe el Presidente Peña Nieto como jefe de su partido, de donde podría salir, por primera vez, un candidato competitivo para la Ciudad de México, que podría aprovechar las facilidades de una izquierda dividida y enfrentada, como se va a presentar en 2018.

Retales

1. Frío. Frío, frío el entrañable Miguel Barbosa en la recomposición que presentó del gabinete del presidente Peña Nieto;

2. Vacío. El gobierno de Estados Unidos debe dar pronto el beneplácito al propuesto embajador de México en Washington, donde Obama puso el listón muy alto al designar para la embajada de Reforma a un personaje de ligas mayores de la talla de Roberta Jacobson; y

3. Recuperando. Miguel Mancera es el primer jefe de Gobierno que se atreve a recuperar concesiones del Bosque de Chapultepec, como el delfinario y el balneario de la tercera sección, concesiones dadas y ratificadas por sus antecesores. Estamos hablando de más de 100 mil metros cuadrados.

Nos vemos el martes, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
 o Web: lopezdoriga.com