En privado

El síndrome de AMLO

Se retrata la rica heredera cuando recurre a lo ilegal para tapar una ilegalidad. Florestán

La carrera de Andrés Manuel López Obrador no se podría entender sin el PRD ni la de éste sin aquél.

Con este partido, AMLO fue candidato ganador al gobierno del Distrito Federal en las elecciones de julio de 2000 y candidato presidencial en julio de 2006 y quedó a .56 por ciento de Los Pinos, derrotado por Felipe Calderón y ante lo cual se declaró presidente legítimo de México, con el apoyo del mismo perredismo con el que, otra vez, en 2012, volvió a ser candidato presidencial para perder ante Enrique Peña Nieto.

En ambos procesos fue con la alianza PT-MC, dándole vida artificial a ambas franquicias y al PRD una presencia en el Congreso de la Unión y prerrogativas del entonces IFE, que de otro modo no hubiera tenido. Nunca el sol azteca había tenido tantos votos ni tantas curules ni escaños, ni financiamiento oficial, como en 2006 y en 2012.

Tras esa elección, López Obrador, como se esperaba, rompió con su partido para formar uno propio, Morena, cuya estructura había venido formando desde 2010 al amparo del mismo PRD.

Ya con su organización política, aprovechó la división del perredismo para engrosarla y convertirla en la primera fuerza política de la Ciudad de México, agravando su rompimiento con el PRD, insultando a su dirigencia, descalificándola, burlándose, como si él ni hubiera nunca formado parte de ese grupo y de ese partido.

Y ahora repite que con el PRD ni a la esquina, es parte de la mafia en el poder, y el PRD toma distancia, cuando, tengo claro, que en el momento oportuno, por ejemplo, finales de 2017, se van a aliar en la candidatura común de López Obrador, porque no pueden vivir el uno sin el otro, se necesitan electoralmente porque López Obrador sabe que solo no gana y el PRD que sin él hasta el registro podría poner en riesgo.

Además, siempre han ido juntos en las elecciones presidenciales, como volverán a ir en 2018. Es un asunto de conveniencia y sobrevivencia.

Al tiempo.

RETALES

1. SALIDA. Con muy pocas posibilidades cercanas está la salida de Elba Esther Gordillo de la cárcel para seguir el proceso en prisión domiciliaria. El recurso de inconformidad presentado ayer por la PGR fue determinante.

2. PROFESIONALES. El rector de la Universidad Panamericana, José Antonio Lozano, anunciará esta tarde en San Lázaro la creación de la Escuela de Gobierno y Políticas Públicas y expondrá el programa académico de lo que será Ipade de los políticos. Al foro asistirán César Camacho, Carlos Navarrete y el mismo Madero;

3. RELEVO. En septiembre se publica la convocatoria que abre el proceso sucesorio en la Rectoría de la UNAM y el 16 de noviembre termina la gestión de José Narro, quien iría al gabinete. En días los cambios que vienen. Se van Emilio Chuayffet, de Educación, y Juan José Guerra Abud, de Semarnat, quien irá a Roma;.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
Web: lopezdoriga.com