En privado

En nada nos beneficia la salida de Carstens

Ahí están, tratando de encontrar las palabras.
Florestán

El tema ya lo traía Agustín Carstens desde hace tiempo: irse a un organismo financiero mundial. Lo había intentado en 2011, cuando buscó ser director gerente del Fondo Monetario Internacional del que hace años había sido el número dos. Pero no lo derrotó la francesa Christine Lagarde, si no su pasaporte. Desde los tratados de Bretton Woods, los aliados se dividieron, el Banco Mundial para Estados Unidos y el Fondo para Europa. Y por eso no llegó el mexicano.

Recientemente supo que los integrantes del consejo del Banco de Pagos Internacionales, BIS por sus siglas en inglés, el banco central de todos los bancos centrales, con sede en Basilea, Suiza, lo había propuesto para ser su gerente general. Ya este miércoles habló con el presidente Enrique Peña Nieto y le planteó que el presidente del Consejo de Administración del BIS, Jens Weidmann, le había comunicado su nombramiento a partir del uno de octubre, por un periodo de cinco años.

Carstens me dijo que en un principio, el presidente Peña Nieto objetó que dejara el cargo, habló de su prestigio, de su influencia, de su garantía como gobernador del Banco de México, pero él se sostuvo, le dijo que era una decisión de vida, que era la oportunidad de ocupar un cargo en el sistema financiero internacional, que siempre había buscado, y no le dejó otra.

Ayer a las nueve, el Banco de México dio a conocer en un comunicado que Carstens había aceptado la gerencia general del BIS, por lo que dejaría el cargo a partir del próximo uno de julio y que el Presidente de la República le había aceptado la renuncia.

Luego se habló de que esta designación era un reconocimiento para México, y le pregunté de qué nos servía ese reconocimiento y le dije que era más útil aquí que en Basilea.

Y para mí que no hay una lectura buena en la salida de Carstens y menos en estos momentos.

Retales

1. Pausa. Les quiero confirmar que por razones comerciales, no de audiencia, Televisa ha decidido cancelar la barra periodística de las 23:30 de la que formo parte con los programas Chapultepec 18 y la mesa de debate Si me dicen no vengo. Termina pues este ciclo y yo seguiré en Televisa, trabajando en proyectos periodísticos que en su momento les daré a conocer. Muchas gracias por todo a ustedes y a mis compañeros; ha sido un privilegio. Y aquí seguimos.

2. Sobe. No cimbró al país Miguel Ángel Yunes, como había anunciado, en su toma de posesión como gobernador de Veracruz. Pero sí fue un día diferente para los veracruzanos que ahora le exigirán el cumplimiento de los compromisos. De todos; y

3. Clandestinaje. A la una y media de la mañana, en un escondido estudio de televisión de Oaxaca, protestó el cargo de gobernador Alejandro Murat, lo que es indigno y vergonzoso. No hubo Congreso, fue una puesta en escena que lo marcará. Ni siquiera se sabe si fue legal.

Nos vemos el martes, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
Web: lopezdoriga.com