En privado

Y todo habrá quedado listo…

¿Peor?, posible.  Florestán

 

Hoy quedan dos semanas de campaña para las elecciones en 14 estados, de los que en 12 se elegirá gobernador, en Baja California Congreso y alcaldes y en Ciudad de México los autollamados padres constituyentes.

Y en la mayoría de los casos la constante ha sido la indiferencia, siendo el caso más ajeno el de la elección y designación de diputados locales para escribir lo que será la Constitución de la capital del país a pesar del bombardeo de spots con caras viejas que no dicen nada nuevo y caras nuevas que solo repiten cosas viejas, ya para no entrar en las estupideces que riman en jingles como la elaboración de una constitución muy chilanga y otros que hablan de una carta no tan magna de izquierda.

El hecho es que solo a los partidos y a los que pueden entrar a ese colegio les interesa el tema y más por el rol constituyente, por la posición a la que de ahí puedan saltar. Hay que recordar que el Congreso se vuelve un manjar aún más suculento con el tema de la reelección, 12 años, una reelección para los senadores y tres para los diputados, lo que como siempre es un asunto de ellos y solo para ellos.

En cuanto a los 12 procesos para cambiar gobernador, debo reconocer que han tenido la particularidad, que no la virtud, esto no es de virtudes, de mantener hasta ahora en sus limitados ámbitos sin desbordarse a espacios nacionales.

Dos de los más enconados son Veracruz y Puebla, a pesar de que se trata de minigubernaturas de dos años. En el primero, el factor de llama Javier Duarte y en el segundo Rafael Moreno Valle. Por dos circunstancias muy diferentes, el gobernador en turno, y no los candidatos, son el eje de la disputa.

Al final y en conjunto, estamos ante una reedición del histórico enfrentamiento PRI-PAN, ante la disminución del PRD y el hecho de que Morena, sin López Obrador candidato, es básicamente testimonial. En el caso de Zacatecas el factor es Ricardo Monreal, quien apoya a su hermano David, no López Obrador que se monta en él.

Lo único cierto es que pasadas estas elecciones se abrirán los espacios para una lucha más abierta, frontal por la Presidencia en 2018 que, aunque me digan que falta tiempo, lo que es cierto, siempre faltará, cada día es menos.

RETALES

1. ACLARANDO. El viernes una mano amiga corrigió a Florestán diciendo que “no era lo mismo precandidata que presidenciable”, cuando el original decía “no es lo mismo precandidato que presidenciable”. Vale el género;

2. EXTRAORDINARIO. Cada día más lejos, como le había dicho, el período extraordinario antes de las elecciones. Si no cita la Permanente mañana, ya no lo veo y adiós. Se verán en julio; y

3. ESTACIONAMIENTO. Se extiende por varios estados el ordenamiento para que los estacionamientos en los centros comerciales sean gratuitos. ¿Se imagina eso algún día en la Ciudad de México? Imposible. Esos intereses son intocables.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
 o Web: lopezdoriga.com