En privado

Haciéndole el trabajo al PRI

Me enseñó todo lo que sé, no todo lo que sabe.  Florestán

 

El martes por la noche, el Comité Ejecutivo Nacional del PRD votó contra la alianza con el PAN por el gobierno del Estado de México. Irá solo con el PT, y de paso deshizo la coalición ya acordada en Coahuila con el panista Guillermo Anaya a la cabeza.

Desde hace tiempo le había mencionado la imposibilidad de la alianza PAN-PRD en el Estado de México a falta de un candidato común, ya de un partido, ya de otro, mejor ciudadano, que concitara el voto de los militantes de unos y otros, y no lo encontraron.

En el PAN insistieron en Josefina Vázquez Mota, que ayer Ricardo Anaya me reiteró que es la mejor posicionada, la más conocida, y en el PRD no dejaron de insistir en Alejandro Encinas, no obstante que formalmente ha dejado esas filas, por lo menos en la bancada del Senado. Pero nadie cedió, nadie convenció a un tercero, y el priismo descansó, aliviado, como hace seis años, cuando en su mejor momento Marcelo Ebrard empujó una alianza en esa misma entidad, a lo que se opuso Andrés Manuel López Obrador, que ganó en esta vencida, perdiendo Ebrard, pero más el PRD que la jugó con Alejandro Encinas, como en 1993, cuando compitió y perdió contra el priista Emilio Chuayffet, en tiempos de la Presidencia de Carlos Salinas.

Ahora, seis años después, se repitió la escena y tampoco lograron la coalición, dejando al PAN solo, al PRD con el PT y al PRI con el Verde, el Panal y el PES, lo que de salida le da una ventaja ante la candidata a vencer, Delfina Gómez, que, más que ella, Andrés Manuel López Obrador será el candidato a derrotar, toda vez que lo toma como el gran ensayo de cara a la presidencial del año que viene, con la ventaja de que si gana Morena, él será el vencedor, y si pierde, la derrotada será Delfina.

Pero todo esto son disquisiciones a partir de un nuevo balance en el Estado de México, donde PAN y PRD rompieron de nuevo la alianza, facilitando el camino al candidato del PRI y, por supuesto, al Presidente de la República en su estado.

RETALES

1. VIABLES. Tanto Ricardo Anaya como Alejandra Barrales afirman tener al menos seis precandidatos competitivos en el Estado de México. En el caso del primero, si no va Josefina Vázquez Mota, y de la segunda, si rechaza Alejandro Encinas;

2. DESPEDIDA. El embajador saliente de México en Estados Unidos, Carlos Sada, será el anfitrión, hoy y mañana, de los secretarios Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo y de Francisco Guzmán, jefe de la Oficina de Presidencia, en su misión en Washington. También de la visita del presidente Enrique Peña Nieto, el martes próximo. La Permanente no ha sacado la aprobación de Gerónimo Gutiérrez para esa embajada; y

3. FEO. Está pendiente la designación del cuarto director del Bansefi en este sexenio tras las renuncias de Jorge Estefan, Alejandra del Moral y Fernanda Casanueva, que solo estuvo tres meses.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga o Web: lopezdoriga.com