En privado

Pero todos perdieron

Aquí, apoyándose uno en los hombros de la vida.Florestán

 

En las elecciones del pasado domingo 7, aunque le decía ayer que todos los partidos tuvieron algo que reivindicar como victoria, en cuanto a cifras, todos perdieron.

El PAN, a pesar de que Gustavo Madero me dijo aquella noche que había sido la mejor jornada desde que su partido dejó la Presidencia, no fue así. Obtuvo 109 curules, contra las 114 de 2012, para no citar las 206 de 2000 y 2006. Fuera del gobierno, en 1991 tuvo 89, pero en 1994 fueron 119. Por eso el de este año es el peor resultado desde entonces.

El PRI perdió diputados por tercera elección consecutiva. Después de su mínimo histórico de 2006, cuando tuvo 104, alcanzó en 2009 su máximo de este siglo con 237, para caer en 2012 a 207 y ahora a 203. Cierto que forma mayoría legislativa con la alianza Verde-Panal-PES, pero en las cifras como partido, quedó a deber.

El PRD volvió a sus niveles de 2000, cuando ganó 50 diputados, este año logró apenas 56, contra los cien de 2012, los 71 de 2009 y los 123 de 2006 con López Obrador, su máximo en este siglo. En 1997, con Cuauhtémoc Cárdenas como candidato a jefe de Gobierno del Distrito Federal, fue su marca con 125, que ni siquiera logró en las dos campañas presidenciales de AMLO.

El Verde, aliado con el PRI, tuvo su registro histórico: 45 diputados, venía de 34, y Movimiento Ciudadano también con 26, desde 16 en 2012. El Panal se mantuvo en sus niveles de diez.

Morena es un caso aparte. En su presentación como partido, alcanzó 35 diputados federales, por lo que no puede presentarse como la cuarta fuerza política nacional. En la Ciudad de México es, sí, la primera, pero no general ni de lejos, es la quinta.

Y un aspecto cuando se habla de su victoria: si sumamos los 56 diputados del PRD y los 35 de Morena, son 91, nueve menos de los cien que tuvieron cuando eran uno solo, en 2012.

Así, aun cuando insisto en que a cada partido le dieron su matraca para hacerla sonar, todos perdieron votos y diputados.

RETALES

1. CIFRAS. Si avanza el proyecto de un ex presidente de la República y logra que el PT mantenga el registro, que hasta ahora tiene perdido, al PRI le restarían cinco diputados plurinominales y su bancada bajaría a 198, la menor en su historia, a excepción de la de 2006 con sus 104;

2. GOL. Cuando Cuauhtémoc Blanco actúa con esa falta de rigor, le da la razón a sus críticos: no fue a recoger su constancia de mayoría como alcalde de Cuernavaca, porque se desveló en su boda y no pudo, o quiso, levantarse. Mandó un enviado. Mala señal desde antes de protestar el cargo; y

3. CAMBIOS. Como le adelanté, los ajustes en el gabinete no serían, como no han sido ni serán, inmediatamente después de las elecciones. Pero sí en torno al tercer Informe de gobierno, el 1 de septiembre. Y en ese paquete irá el nuevo embajador en Washington.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga

Web: lopezdoriga.com