En privado

Nunca pensaron…

Fue sin querer, queriendo. Florestán.

Citando al Chavo del 8, a la muerte de Roberto Gómez Bolaños

 

El presidente Enrique Peña Nieto inició ayer su tercer año de gobierno en condiciones impensables hace dos meses, ya no se diga en los días dorados del Pacto por México, las grandes reformas y el Mexican Moment que dio la vuelta al mundo en medio de la admiración de los más importantes jefes de gobierno, incapaces que habían sido de construir acuerdos políticos, empezando por el propio Barack Obama y los europeos, atrapados en sus crisis económicas y políticas, incapaces de sacar una reforma, ni en la agonía de la debacle financiera.

Recuerdo la foto emblemática del 2 de diciembre, al día siguiente de su toma de posesión, con los dirigentes de los partidos de oposición y sus coordinadores legislativos, y de testigos los más duros del PRD y del PAN, los que habían vivido de ser los más intransigentes, todos allí, sonrientes, en la firma del Pacto por México, cuya autoría disputaban Chuchos y maderistas, el PRI pasaba y el gobierno promovía para que cada quien tuviera una medalla que colgarse de aquel acuerdo, realmente inédito.

Así fueron saliendo una a una todas las reformas: la laboral, en tiempos de la transición, pero con los votos priistas, y con él en la Presidencia, las demás: la educativa, la de competencia económica, la hacendaria y
fiscal, la financiera, telecomunicaciones y radiodifusión, amparo, procedimientos penales, político-electoral, transparencia y la mayor de todas: la energética.

A los 20 meses de gobierno nada parecía detener la historia de éxito hasta que llegó la noche de horror del 26 de septiembre en Iguala, el asesinato de seis personas a manos de la policía municipal y la desaparición de 43 estudiantes, aunque se tiene la versión de que aquella misma noche, la policía de José Luis Abarca, el ex alcalde preso, los entregó a Guerreros Unidos, que los mataron, quemaron, pulverizaron y tiraron al río.

Reitero que nadie pensó que cumpliría los dos años así, lo que es, a pesar de todo, una oportunidad, única, para el relanzamiento de su gobierno.

RETALES

1. TREMENDA. El viernes se harán públicas las candidaturas a la presidencia de la Suprema Corte. Juan Silva Meza termina el día 31. Los ministros candidatos son: Margarita Luna Ramos, Arturo Zaldívar, Alfredo Gutiérrez, Luis María Aguilar, Fernando Franco y Jorge Pardo;

2. OLVIDO. Efectivamente, dos de las propuestas del presidente Peña Nieto en su mensaje del jueves ya estaban anunciadas, pero también abandonadas: el documento nacional de identidad y el 911. Se trata de activarlas; y

3. RECHAZO. Los primeros en rechazar el mando único y la desaparición de las policías municipales fueron los alcaldes perredistas de Guerrero y Michoacán, invocando la soberanía, sí, la misma que muchos han perdido o entregado al crimen organizado.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
 o Web: lopezdoriga.com