En privado

El papa, Salinas, reforma y visitas

Creen que tradición es repetir lo mismo.  Florestán


EL VATICANO. En septiembre de 1992, el presidente Carlos Salinas hizo la gran reforma constitucional que reconocía a la Iglesia y al Estado Vaticano después de casi siglo y medio, tres cuartas partes del México independiente, de ruptura juarista.

Salinas tenía muy claro aquel proyecto, sobre todo tras la crisis de que entonces se llamó de legitimidad, en las elecciones de julio de 1988, que lo llevaron discutidamente a la Presidencia de la República.

La decisión, que algunos le aconsejaron, fue parte de su proyecto de legitimación, que dio un vuelco a la historia de México.

De este tema había hablado con Juan Pablo II en su segunda visita a México, del 6 al 13 de mayo de 1990, cuando por primera vez se recibió a un papa en el hangar presidencial, con discursos, primera vez también que un Presidente de la República, Salinas, se dirigía a él como su santidad.

Ha contado el ex presidente que fue el papa Wojtyla el que le planteó la normalización de las relaciones con la santa sede y el reconocimiento a la Iglesia, y así fue, como se lo reiteró el mismo Juan Pablo al mismo Salinas, en la visita que le hizo éste al Vaticano, en el verano de 1991, en el marco de un viaje a Moscú y Roma.

Así, un año después, se consumó la reforma y en aquellas condiciones, el jefe del Estado Vaticano pudo cumplir su primera visita oficial a México, el 11 de mayo de 1993, en Mérida, en ruta hacia San Luis Missouri.

Después de Salinas, todos sus sucesores cumplieron visitas de Estado al Vaticano, siendo el primero Ernesto Zedillo, en 1996, que luego sería su sorprendente anfitrión en la Ciudad de México en la penúltima visita del papa polaco a México, en enero de 1999. Volvería por última y dramática vez en julio de 2002, con Vicente Fox. Después de Zedillo vinieron el mismo Fox, cuando el papa no recibió en visita oficial a su esposa Marta a lo que siguió el beso de San Pedro. También vendrían Felipe Calderón, en 2007 y Enrique Peña Nieto, en junio de 2014.

Esta de Francisco será la primera visita oficial de Estado de un papa en la Ciudad de México y la primera que tenga como escenario Palacio Nacional, al que por primera vez entrará un sucesor de Pedro.

RETALES

1. MISA. El Vaticano informó que el presidente Peña Nieto ha sido invitado a la misa del papa en la Basílica de Guadalupe, el sábado por la tarde;

2. VISITA. También se informó que el mismo Presidente de la República será anfitrión, con su esposa, en la visita del papa al Hospital Infantil Federico Gómez, el domingo; y

3. DESPEDIDA. La despedida oficial será el miércoles por la noche en el aeropuerto de Ciudad Juárez, con un acto protocolario con himnos, discursos y banderas. Por la mañana, al dejar la Ciudad de México, el papa será despedido en el hangar presidencial por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
 o Web: lopezdoriga.com