En privado

Las mesas son para levantarse

No tienen oficio, pero sí beneficio.

 Florestán

Ayer le decía al senador Miguel Barbosa, coordinador del PRD: Las mesas de negociaciones políticas siempre han sido para levantarse.

Así fue en los tiempos de José López Portillo con don Jesús Reyes Heroles, que construía la incipiente, pero fundamental, reforma democrática que sacó a la izquierda de las sombras, y después con la reforma zedillista de 1996.

Los participantes en aquellas mesas lograban más de pie que sentados. El levantarse era la amenaza más recurrente y a la vez efectiva, por eso se convertía en la mejor arma de negociación. Cada regreso a la silla era acompañado de un triunfo en la negociación.

Hoy, que la política sigue siendo lo mismo y que hay varias mesas que se desarrollan en forma simultánea, a la bancada del PRD en el Senado le informaron el miércoles que el Wall Street Journal había publicado que el PAN y el gobierno federalnegociaban abrir el petróleo al gran capital extranjero y a espaldas del PRD.

Eso bastó al estimable Miguel Barbosa para anunciar que se levantaba de la mesa de negociación de la reforma político-electoral con PRI y PAN, hasta que el gobierno no desmintiera la versión periodística.

Barbosa, que viene de una enorme victoria en una mesa paralela a la del Pacto con los agregados a la reforma hacendaria, jugó sus cartas con inteligencia: está claro que el PRD no votará la reforma energética a nivel constitucional, ahora que el PRI va con el PAN y su iniciativa.

En esta discusión vamos a escuchar del PRD los mismos argumentos que usó el PAN para descalificarlo por votar la reforma hacendaria.

No es grave que el senador Barbosa se levante de la mesa de negociaciones, es estrategia pura.

Ya se volverá a sentar y con algo que su bancada no tenía cuando la dejó.

Retales

1. Plazo. A decir de Gustavo Madero, al cierre de este periodo ordinario del Congreso habrá reforma político-electoral, que ha puesto como condición el PAN, y energética. La secundaria ya se verá en el ordinario que inicia en febrero;

2. Demócrata. En Los Pinos hay una vereda que va de la residencia Miguel Alemán a la Lázaro Cárdenas, que Vicente Fox convirtió en la Calzada de la Democracia, y en la que, quitando a Heberto Castillo y Luis Donaldo Colosio, solo hay bustos de panistas. Esa vereda la recorre el presidente Peña Nieto de su casa a su oficina varias veces, todos los días. Su idea es agregar, por sobrados merecimientos, a don Jesús Reyes Heroles; y

3. Calderón. En los altos niveles del gobierno de Peña Nieto se extrañaron ayer del tuit del ex presidente Felipe Calderón: No se solucionará la inseguridad enMich mientras gob locales sigan negándose a depurar policías y MPs penetrados por el crimen.


Nos vemos el martes, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com