En privado

Ella no gana, él pierde

Activado el cronómetro de su fracaso.  Florestán

 

Casi todos han opinado ya del segundo debate entre Hillary Clinton y Donald Trump, en el que la voz generalizada es que la demócrata lo tuvo, fue de ella ¡y lo dejó ir…!

Si nos vamos a los antecedentes, el equipo Clinton suplió su medianía con una ofensiva posdebate en el primero, que no lo dejó respirar. Fue una tras otra: la respuesta del personaje insospechado de esta campaña, la ex Miss Universo Alicia Machado; la filtración al New York Times de cómo lleva 19 años sin pagar impuestos; el lugar de nacimiento de Obama, y la más reciente y devastadora que le reventaron en Washington Post, la víspera del segundo debate: una conversación grabada en la que se deja ver el auténtico Trump, donde presume que él, como estrella”le puede tocar la vagina a todas las mujeres y se regodea de que correteó a una mujer casada como a una perra, lo que llevó a los más destacados republicanos a retirarle voto y apoyo, siendo el caso más emblemático el del líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Paul Ryan, quien reacio desde hace tiempo a darle su apoyo, ayer se lo canceló diciendo que no tendría su respaldo ni su voto, centrándose en lo que le habían recomendado al ver perdida esa carta: mantener su mayoría legislativa.

Lo de Trump ha sido un desastre para los republicanos y será peor. Faltan 26 días para las elecciones del martes 8 de noviembre, lo que le da más tiempo para sus incoherencias y estupideces, y un debate que ya será letal si es que Clinton decide tirarse a ganar o hace lo que el domingo por la noche: darle vida artificial para evitar que los republicanos, que aún pueden, le cambien de candidato por uno de verdad competitivo.

Ante este riesgo real, ella puede preferir sostenerlo con respiración boca a boca, sabiendo que es un candidato derrotado desde un mes antes de las elecciones, lo que no hubiera sucedido con un contendiente competitivo.

Por eso se lo va a llevar así, toreándolo por alto, para que no se caiga, para que no se lo regresen a toriles por manso y débil, y le salga uno de verdad que embista y deje ver todas sus limitaciones y debilidades.

Y habrá que decir que Hillary no ganó la presidencia, Trump la perdió.

RETALES

1. MANIOBRAS. No se atreve el PAN a nominar para la medalla Belisario Domínguez al héroe de la gasolinera de Chilpancingo, Gonzalo Rivas. Quiere que sea un panista, a pesar del clamor;

2. IGUALITOS. Así como Morena negó un minuto de silencio a los soldados caídos en Culiacán, Vidulfo Rosales se opone a que Rivas reciba la Belisario Domínguez porque sería, dice, criminalizar a los normalistas. Con esos defensores...; y

3. SILENCIO. Después de filtrar que la cena del secretario Luis Miranda con los senadores del PRI terminó abruptamente y de malos modos, ningún priista ha vuelto a tocar el tema. No vaya a ser que se las partan.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga o Web: lopezdoriga.com