En privado

El frenazo

No, no viven en su mundo; viven en el nuestro. Florestán

 

A la euforia de la aprobación en el Senado de la reforma política del Distrito Federal, siguió el frenazo en la Cámara de Diputados que puedo entender al mismo tiempo que lo veo solo como una posposición.

Tengo claro que una reforma de ese calado no podía desahogarse en el último día de sesiones, aunque no me queda duda de que, de haber existido voluntad política, hubiera salido, pero ésta no llegó y destaco la posición del coordinador de los diputados del PAN, Ricardo Anaya, quien se puso al frente del rechazo por un tema estrictamente electoral, que también entiendo cuando estamos a 36 días del 7 de junio.

El tema para el PAN es la integración de la asamblea constituyente que, de acuerdo con la minuta aprobada en el Senado, se conformará por 100 diputados: 60 electos según el principio de representación proporcional, mediante una lista. Los otros 40 diputados serán designados: 14 por el Senado, otros 14 por la Cámara de Diputados, seis por el Presidente de la República y otros seis por el jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Lo que Anaya rechaza se reduce a 12 y diría que a menos, pero están en campaña. Dice que es una falta de equidad que el Presidente de la República, que es del PRI, nomine a seis constituyentes, y el jefe de Gobierno, que es del PRD, a los otros seis y el PAN, como partido, que no gobierna al país ni al Distrito Federal, ninguno.

Esto confirma que no es un problema de fondo, ni siquiera de forma, es electoral, cuando Anaya libra tres batallas: hacia afuera las elecciones y al interior la presidencia del partido.

Por eso tiene que aparecer al interior del panismo como un duro y no factor de complacencia.

Ya pasarán las elecciones, ya llegará el uno de septiembre otra camada a San Lázaro y ya aprobarán la reforma política del Distrito Federal con los votos del PRI, por supuesto, del PRD y de una mayoría de la bancada panista.

Así es la política en tiempo de elecciones.

Retales

1.Rechazo. Es claro el rechazo de López Obrador a esta reforma, que ve como un reforzamiento de Miguel Mancera en el proyecto de un candidato de izquierda para 2018. Por eso ordenó a sus senadores, Mario Delgado, que fue su promotor incluido, votarla en contra. Y así la votaron;

2.Corte. Santiago Creel no fue candidato a diputado del PAN, buscaba la coordinación, pero ahora se le abre el mundo de la Suprema Corte: ser ministro en el relevo de diciembre, y así se lo saca Gustavo Madero de la carrera por la candidatura presidencial del PAN en 2018; y

3.Espacios. Los ajustes a la Oficina de la Presidencia, a cargo de Aurelio Nuño Mayer, dan una nueva dimensión a ambos, oficina y titular. Absorbe el Área de Comunicación Social y Vocería, de Eduardo Sánchez, da espacio y fogueo a Andrés Massieu como coordinador general y llega, fresco, Paolo Carreño. ¿Y luego…?

Nos vemos el martes, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
 o Web: lopezdoriga.com