En privado

Los enemigos de sus enemigos

No, no puede ser para el olvido; al contrario.Florestán

 

Los dos principales partidos políticos están por renovar sus dirigencias en condiciones muy distintas. Con un priista en la Presidencia de la República, éste será el que decida como jefe de su partido; en el PAN, la alianza transitoria entre Gustavo Madero y Rafael Moreno Valle se ha decantado por Ricardo Anaya.

El PRI, tras una larga travesía por el desierto de la oposición durante 12 años y de cruzar momentos de aparente Montessori (sin ofender a la corriente) dejó atrás los días de botín y motín, en los que Roberto Madrazo, con el apoyo de José Murat, gobernador de Oaxaca y de la misma Elba Esther Gordillo, dueña del SNTE, se hizo del partido para que el primero, a su vez, se hiciera de la candidatura presidencial, tras la derrota de 2000, lo que llevó a un desastre peor en 2006.

Tras la hecatombe, no sé si aprendió pero sí se reorganizó para recuperar la Presidencia en 2012 con Enrique Peña Nieto, quien como jefe del PRI deberá elegir al sucesor de César Camacho, quien va como su coordinador a la Cámara de Diputados en relevo de Manlio Fabio Beltrones, que es el único que se ha atrevido a levantar la mano, lo que no es un factor decisivo.

El PAN, daba la impresión de que Anaya iría solo, aunque ahora se apuntan otros aspirantes, unos, a partir de la traición, como había adelantado Juan Ignacio Zavala, y otros, del protagonismo, que no se excluyen. No obstante, la competencia anima el proceso panista, y a mayor número de candidatos, más discusión, más debate y mejor proceso.

Una de las primeras consecuencias en el PAN han sido los apoyos que ahora se dan unos a otros, respaldos que hace dos semanas hubieran sido impensables tras años de profundos y aparentemente irreversibles agravios.

Pero el adversario común interno los une, y hace de los enemigos de sus enemigos, sus amigos.

En fin, que para agosto habrá nuevos dirigentes y todo lo que se haya dicho y escrito pasará, como siempre, al olvido.

RETALES

1. ABRAZO. Decía un Trascendido de ayer que la dirigencia del PRD va a Chiapas con la encomienda de Carlos Navarrete de meter en cintura a los perredistas que andan muy cerca de Manuel Velasco. ¡Pues si hubieran visto el abrazo con el que Navarrete recibió al gobernador de Chiapas el viernes en la comida a Ramiro Garza Cantú! Hasta se sentaron juntos;

2. FISCAL. Tras casi 13 años en el tema de la seguridad en Jalisco, el fiscal Luis Carlos Nájera está por dejar el cargo por una decisión personal que pasa por el desgaste y las amenazas de la delincuencia; y

3. SILLA. Ricardo Monreal, no sé si lo sepa López Obrador quien ordenó ruptura absoluta, ya se sentó con Miguel Mancera y le dijo que estaba para jalar y para construir. No sé si los otros delegados de Morena lo habrán buscado. Pero lo harán en privado aunque lo nieguen en público.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
 

Web: lopezdoriga.com