En privado

Los dueños de los partidos

La arrogancia les da delirios de grandeza.Florestán

Un principio dice que sin partidos no hay democracia, lo que no quiere decir que con partidos la haya.

En México, solo necios anclados en el pasado repiten aquella frase de Mario Vargas Llosa de la dictadura perfecta, como si un elemento esencial de la democracia no fuese la imperfección que le permite la búsqueda permanente de su mejoría.

En México lo que realmente padecemos es la partidocracia. Y parte de esa dictadura de los partidos es que todos tienen un dueño que no es la militancia. Y no escapa ninguno.

Del PAN, en este momento, el dueño es Gustavo Madero. Baste ver con quiénes construyó la primera oleada de candidatos a diputados plurinominales y a quiénes dejó fuera, y cómo va a regresar a la presidencia de su Comité Ejecutivo, tras la regencia de Ricardo Anaya.

En el PRD no hay otro que Jesús Ortega, al que acompaña su tocayo Zambrano, con el que forman Los Chuchos, de los que solo uno manda: Ortega.

En Morena, no hay duda: Andrés Manuel López Obrador, como Alberto Anaya es propietario del PT, Dante Delgado Rannauro de Movimiento Ciudadano, el Niño Verde del PEVM y Elba Esther Gordillo lo sigue siendo del Panal.

Del PRI, lo es, sin duda alguna, el presidente Enrique Peña Nieto. Cuando este partido está en Los Pinos su jefe y primer priista es el Presidente de la República en turno.

Así que en México los partidos están en el terreno del patrimonialismo y, algunos, en su reducción, que es su supervivencia, a nivel de franquicia. Su prioridad no es la democracia ni el bienestar ni la superación de los mexicanos. Su prioridad es su propia subsistencia como partidos que les abre las arcas del financiamiento público y las puertas del poder político, que es su único motor y objetivo: subsistir y ser financiados.

RETALES

1. CÁRCEL. El ex alcalde perredista de Soledad, San Luis Potosí, Ricardo Gallardo Cardona, bajo proceso penal, no solo era precandidato del PRD al gobierno de ese estado, también había sido nombrado consejero nacional de ese partido por la vía directa de su dirigencia, es decir, de Jesús Ortega, lo que habían ocultado. Ahí está otra liga de la relación que se empeñan en negar;

2. GÉNERO. Me había dicho Ricardo Anaya que en las listas de los diputados plurinominales de su partido se alternarían hombre y mujer por aquello de la equidad, pero no fue así: de los 15 primeros candidatos hay diez hombres y cinco mujeres. Iniciaron todas con hombres para desplazarlas; y

3. MAX. Maximiliano Cortázar va por su tercera campaña grande: en 2006 fue coordinador de prensa en la campaña presidencial de Felipe Calderón, y ganaron; en 2012, de Josefina Vázquez Mota, y perdieron, y en 2018 lo sería de Rafael Moreno Valle. Ayer pidió licencia en San Lázaro para irse a Puebla como su coordinador de comunicación.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com

Twitter: @lopezdoriga 

Web: lopezdoriga.com