En privado

Estado de derecho: oportunidad única

Aquí, haciendo añoranzas
del futuro
. Florestán

 

Uno de los grandes pendientes de México y de los temas más repetidos en los discursos oficiales a lo largo de años es el del estado de derecho.

¿Qué debemos entender por ese repetido Estado de derecho? Pues algo tan elemental como el que todos tengamos las mismas oportunidades ante la vida y ante la justicia, donde no haya excepciones y la impunidad no sea el común denominador; el tener un país en el que no haya mexicanos de primera y de segunda, y que la seguridad y la certeza jurídicas sean la norma, no la excepción.

A lo largo de años he apuntado que ese añorado estado de derecho como tal no existe en México, porque de su ausencia se sirven los poderosos.

El ciclo perverso inicia y corre a partir de las policías, coludidas con el crimen organizado, como hemos confirmado dolorosamente en Iguala; sigue con los órganos de procuración de justicia, que son todo menos eso, como se aprecia con sus agentes ministeriales y todo el aparato de las mal llamadas procuradurías de justicia; sigue con el sistema judicial, que en mala hora impidió la supervisión ciudadana para convertirse en un poder por encima de todos los demás poderes y de la sociedad que solo acepta su propia supervisión; el sistema penitenciario que en México se ha reducido a cambiarle el nombre a los penales hasta atreverse a llamarlos Centros de Readaptación Social, en un sistema donde eso, la readaptación, no existe y las cárceles son universidades del crimen y refugio de bandas desde donde siguen operando; y las mismas leyes, desde las garantías constitucionales que protegen más al criminal que a la víctima.

En estas condiciones es imposible, siquiera, hablar de estado de derecho. Pero en las actuales circunstancias y de cara a la aduana de los dos primeros años de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, tiene todo el escenario para que ese discurso del estado de derecho se convierta en una realidad siendo, ésta, la gran reforma estructural pendiente de la que dependen todas las demás, pero también dependemos los mexicanos, nuestros hijos, el destino del país y de su Presidencia.

Ahí está la oportunidad.

Retales

1.Lanzamiento. El diputado del PT Ricardo Monreal no escatimó y presentó su informe en el Teatro de la Ciudad, con aplausos de Andrés Manuel López Obrador, quien ya lo ungió como candidato de Morena a la delegación Cuauhtémoc. Y por eso lanzó el teatro por la ventana;

2.Cita. Hoy a las 12 es el encuentro, que puede acabar en desencuentro, entre Cuauhtémoc Cárdenas y la dirigencia del PRD, en su sede. Jesús Ortega ya lo descalificó y rechazó la renuncia de su Comité Ejecutivo Nacional; y

3.Informe. El próximo día 2, el presidente Peña Nieto enviará un mensaje con motivo de la entrega de su segundo Informe de gobierno, a cargo de Miguel Osorio Chong. El tema es el escenario.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
 o Web: lopezdoriga.com