En privado

La coordinadora, una bomba

Sí, anda, échale la culpa a la música.
Florestán

Durante los casi 30 años que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) tuvo el apoyo interesado de gobiernos estatales y federales del PRI y del PAN, su acción no pasaba de algunas marchas en Oaxaca y Chiapas, paros escolares, algunas visitas puntuales cada mes de mayo a Ciudad de México y ya.

Las prebendas mandaban y la sección 22 tenía el control de la educación, de los maestros, de los padres y de los alumnos. También de la nómina y el presupuesto con el que la cúpula premiaba, castigaba, estimulaba, sancionaba no de acuerdo con el rendimiento escolar, sino con la obediencia de su militancia en cuanto a paros, asistencia a mítines, marchas y permanencia en los campamentos.

Y así pasaron, desde 1986, los gobiernos priistas de Heladio Ramírez, quien le entregó la educación, Diódoro Carrasco, José Murat y Ulises Ruiz, ¡un cuarto de siglo de abandono en Oaxaca! y luego los cuatro primeros años de Gabino Cué postulado por PAN-PRD-PT-MC. En ese mismo lapso corrieron las presidencias priistas de Miguel de la Madrid, Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, más las panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón. La coordinadora seguía siendo la coordinadora y su ley era su ley, la única.

Nadie nunca se atrevió, y cuando se tomó la decisión, en el gobierno de Enrique Peña Nieto, de hacer la reforma educativa y retomar la rectoría estatal de la educación en Oaxaca, el movimiento se endureció, dejo ver sus ligas con otras organizaciones y puso al mismo gobierno federal contra las cuerdas, dejándole la disyuntiva de echar para atrás la reforma educativa y devolverle las prerrogativas perdidas o aguantar un movimiento social violento, dejándolo como débil o como represor.

Y en eso están.

Tras el estrangulamiento de Oaxaca con los bloqueos carreteros, lo que se ha extendido a Chiapas, donde surgió el movimiento, vino el de Ciudad de México, el martes y el regreso, por la noche, a la mesa de Gobernación en la que Miguel Ángel Osorio Chong, que se juega todo, ofreció una intermediación ante la Secretaría de Educación Pública y ellos reiteraron la exigencia central de cancelar la reforma educativa, para lo que no hay espacio.

Y en ese callejón está el gobierno: o cede o le incendian el llano.

Esa es la encrucijada del presidente Peña Nieto, encrucijada a la que no le veo salida buena para todos.

Ahora que si Osorio Chong la encuentra, la sacará del parque.

RETALES

El viernes se expide la convocatoria priista para reunir al Consejo Político el lunes, a fin de elegir al sucesor de Manlio Fabio Beltrones en la presidencia del partido. El sucesor saldrá del gabinete del presidente Peña Nieto, que lo tiene considerado como uno de los colaboradores que ha cumplido su responsabilidad, a pesar de su bajo perfil, en forma eficiente. Busca darle frescura y liderazgo al partido. Tiene origen, pero no carrera partidaria. Pero ya hay decisión.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
Web: lopezdoriga.com