En privado

La agresion a Ana Guevara: otro aviso

Son de los que confunden lo inocente con lo insensato.
Florestán

En México, como en el mundo, la violencia contra las mujeres es un caso que va en aumento.

Por más leyes, mensajes, foros, reuniones, condenas, cumbres, acuerdos que se tengan y hagan, la violencia, que no entiende razones, es una expresión de la cara oscura de la brutalidad humana, está fuera de control.

Estudios dicen que 70 por ciento de las mexicanas ha sido víctima de alguna forma de violencia y mayoritariamente por parte de sus parejas, en el entorno familiar, bajo su techo y entre sus paredes.

Es un delito silencioso que no se denuncia en la mayoría de los casos por lo mismo: del temor a más violencia.

En algunas zonas, la violencia contra las mujeres forma parte de sus usos y costumbres: la entrega forzosa, la sumisión y obediencia ciega, el cariño a golpes, la extorsión emocional, el maltrato, su utilización como objeto y su venta en matrimonio, por no seguir.

En algunos lugares, en ciertas comunidades, la violencia contra la mujer es algo normal, forma parte de su vida, y de su muerte.

El problema está en todos los niveles socioeconómicos, a todas las edades, en todo el territorio.

El caso de Ana Gabriela Guevara, al anochecer del domingo en la carretera federal Toluca-México, es un retrato de la impunidad con la que se ataca a las mujeres, a la que sea, cercana o ajena.

Como ella misma me contó el martes por la noche en Chapultepec 18, venía en su moto cuando un sujeto la arrolló y cuando le pidió que se detuviera para reclamarle y pagara los daños, acompañado de otros tres, le dio una paliza a patadas, cuando estaba en el suelo, provocándole cuatro fracturas en el pómulo derecho y una serie de contusiones en el cuerpo. De no ser por la gente que intervino para quitarle al energúmeno, no sé cuál hubiera sido el resultado de la cobarde agresión.

El ataque a Ana Gabriela debe servir para poner el reflector en esta grave realidad de la violencia contra las mujeres, por encima de la indiferencia con la que una mayoría de hombres y mujeres, ve este problema social.

RETALES

1. RELEVOS. Ayer le hablaba de las elecciones en el Estado de México, donde se aprecia que el PRD y el PAN han sido incapaces de formar nuevos cuadros cuando mencionan a candidatos para 2017, que lo fueron en 1994 y en 2005: Alejandro Encinas y Luis Felipe Bravo Mena, ambos reacios a repetir;

2. PODERES. La discusión de los tráileres de doble remolque fue bateada por senadores del PRI y del PRD para febrero. No cabe duda del peso de los poderes fácticos; y

3. ACOSADORES. Los diputados se acordaron de los niños y aprobaron las reformas al Código Penal para hacer un registro público de los sentenciados por abuso o acoso a menores e impedirles que ingresen a lugares de reunión de niñas, niños y adolescentes. Espero que lo aprueben los senadores.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
Web: lopezdoriga.com