En privado

Vallejo se irá este mes

¿Y después de qué Mundial
quieren discutir la reforma energética?
Florestán

Alguna vez le dije a Fausto Vallejo que no recordaba haber ido a Morelia sin que él fuera alcalde, cargo que ocupó en cuatro ocasiones.

Finalmente en 2013 fue electo gobernador de Michoacán, luego de dos gestiones perredistas: Lázaro Cárdenas, que en 2002 venció a Felipe Calderón, y Leonel Godoy.

Vallejo heredó graves problemas de gobernabilidad: el crimen organizado tenía a Michoacán al borde de un Estado fallido, al asumir funciones de gobierno, seguridad y permisos, cobrar impuestos y nombrar funcionarios municipales llegando, ahora se acusa, hasta quien fuera secretario de Gobierno y gobernador interino, Jesús Reyna, actualmente bajo proceso por delitos relacionados con la delincuencia organizada.

Este escenario fue agravado por un ancestral abandono gubernamental a todos los niveles, hasta que en febrero del año pasado surgieron, en Buenavista Tomatlán, los ahora conocidos, y en vías de desaparecer, autodefensas, civiles que se armaron para darse lo que el Estado no les daba: seguridad ante el gobierno del crimen organizado.

En medio de toda esta crisis, vino la de salud del gobernador Vallejo, a quien le trasplantaron el hígado por lo que el hoy sujeto a proceso Reyna asumió el gobierno interino y toda la interlocución con el gobierno federal, ya metido de cabeza vía el comisionado Alfredo Castillo.

Vallejo fue a Indianápolis, lo trasplantaron y regresó. Ahora volverá en dos semanas para una evaluación médica de la que, sin duda, le dirán que por razones de salud, en ello le va la vida, no puede seguir con las presiones que representa gobernar Michoacán, donde contra sus indicaciones no ha cumplido con los tiempos de reposo y él, me dijo, de ser así, lo dejará.

Y entonces habrá que buscar un interino, nombrado por el Congreso, que termine su mandato que no llega a cuatro años, lo que no se hizo antes para evitar unas elecciones extraordinarias, en un momento como el que vivía Michoacán.

RETALES

1. VACÍO. En Michoacán no hay secretario general de Gobierno, desde la detención de Jesús Reyna. Hay un encargado del despacho, Marco Vinicio Aguilera Garibay, pero no un titular formal;

2. DESDORADO. El gobierno federal tomó como una chicana el anuncio de los promotores de Cabo Dorado, en la zona protegida de Cabo Pulmo, de retirar el megaproyecto para evitar la negativa oficial. Uno de sus promotores es Víctor Lichtinger, secretario del Medio Ambiente en el gobierno de Vicente Fox; y

3. ROMA. El procurador Jesús Murillo Karam fue invitado por el presidente Peña Nieto a la visita de Estado el Vaticano, el sábado, con Luis Videgaray y Aurelio Nuño. El Presidente inició el viaje a la medianoche a Lisboa, donde lo espera el canciller José Antonio Meade, que viajó desde Asunción, tras participar en la asamblea de la OEA.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com