En privado

Trayectoria de un instante

No soy mayor ni menor; soy un hombre de mi edad.  Florestán

 

BARCELONA. Anoche, cuando recibí el Premio Ondas Internacional 2015 por 47 años de trayectoria profesional en periódico, radio y televisión, fue un día de felicidad para mi familia y para mí.

Ya desde días antes comencé a recordar la mañana de principios de 1968, cuando llegué a la redacción del hoy inexistente Heraldo de México, en la colonia Doctores, y me quedé en esto para siempre.

Y desde entonces han pasado más de 47 años que he dedicado a este oficio cometiendo el error, muchas veces, de anteponerlo a la familia, lo que me llevó años entender y corregir.

De aquella mañana de primavera del emblemático 68, cubrí desde la primera pedrea en La Ciudadela, hasta su desenlace sangriento, al atardecer del 2 de octubre en la plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, que me marcó para siempre.

Una mañana de finales de agosto de 1970 me tomé un café con Jacobo Zablubdosky en el hotel María Isabel y me contó que estaba por iniciar un noticiario nocturno el 6 de septiembre, que se llamaría 24 Horas y al que le daban como tres meses de vida, duraría hasta 1998. Le comenté que me iba a Copenhague, a la asamblea anual del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, donde se iban a reunir todas las juventudes de la izquierda europea para protestar por la presencia de Robert McNamara, entonces presidente del BM, y me dijo que le mandara información. Lo consulté en El Heraldo y me dijeron que sí.

Así llegué a la televisión hace 45 años, desde la capital de Dinamarca cubriendo aquellas violentas manifestaciones contra el sistema, que hoy parecen nuevas, modernas, inéditas.

Con Jacobo me quedé ocho años extraordinarios y me fui al Canal 13 a abrir la división de noticiarios, de donde nos despidió Margarita López Portillo, en grupo, en septiembre de 1981. Escribí en Novedades, también ya desaparecido, volví a Imevisión en 1983, nos volvieron a echar en 1985, y en 1989 regresé a El Heraldo de México.

En mayo de 1994, gracias a una invitación de Rogerio Azcárraga, inicié un programa en Radio Fórmula, cuando lo fuerte era la mañana y el mediodía no existía.

A finales de 1997 volví a una nueva Televisa, ya con Emilio Azcárraga Jean, y tuve una primera conversación con Bernardo Gómez, y luego otra con los dos juntos. Inicié el semanario periodístico Chapultepec 18. En septiembre de 1999, arranqué desde cero, no había noticiario a esa hora, Primero Noticias y seis meses después, en abril de 2000, El Noticiero nocturno, desde donde he informado durante casi 16 años, noche a noche, sobre la historia cotidiana de México y el mundo.

Anoche que en el auditorio del Forum de Barcelona, acompañado de mi esposa y mis hijos, recibí el Premio Ondas Internacional 2015 por trayectoria profesional, me pasó toda la película en un instante.

Y me gustó.

Sin duda volvería a hacer lo mismo, como lo seguiré haciendo: periodismo.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
 o Web: lopezdoriga.com