En privado

¡Puuuutooo…!

Y querrán borrar los colores...

Florestán


El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española dice de PUTO, TA:

1. Adj. U (utilizado) como calificación denigratoria. Me quedé en la puta calle.

2. Adj. Por antífrasis, puede resultar encarecedor. Ha vuelto a ganar. ¡Qué puta suerte tiene!

3. Adj. necio (tonto).

4. Adj. Hombre que tiene concúbito con persona de su sexo.

En su diccionario esencial, dice de Puto, ta:

1. Vulg. Se usa para enfatizar ausencia o escasez: No tengo un puto duro.

2. Prostituto.

Ya en su Diccionario Panhispánico de Dudas, la RAE no tiene registrada la palabra, como si no existiera en América Latina, lo que confirma su lejanía con nuestra realidad oral.

A lo que voy es que en México, puto es como madre: tiene la acepción que se le quiere dar: para celebrar, exagerar, denigrar, para que sea mucho, para que sea poco, para que sea bueno, para que sea malo. Lo que hace la diferencia y el agravio es el tono y el volumen.

Es el caso del coro que se escucha en los estadios mexicanos cuando el arquero del equipo visitante saca de su portería: ¡Puuuuuuuuutoooooo! Le gritan los contrarios, celebrando con una carcajada.

El mexicano coro ha llegado a los estadios de Brasil, donde los oponentes del Tri lo han escuchado cada vez que sus porteros despejan, lo que ha indignado a esos santurrones de la FIFA que amenazan con una investigación y una multa a la selección mexicana por el coro que califica de homofóbico.

Entiendo que haya buenas consciencias y corazones sangrantes que se den por ofendidos con lo que oyen, aunque no con lo que hacen, pero este arranque de puritanería, fraseen con cuidado, es un acto de hipocresía para ocultar desvíos multimillonarios que pasan por aprobación de las sedes mundialistas de Rusia y, sobre todo, de Qatar.

Eso sí es un escándalo, no el coro festivo.

Y a ver cómo lo impiden, porque desde ya, con su prohibición, lo están promoviendo a escala internacional, como es el caso de los torcedores brasileños, que en el partido del martes contra México, tardaron como quince minutos en aprenderlo y dedicárselo a Memo Ochoa en cada saque.

¡Puuuuuuuuutoooooos!

RETALES

1. Quadri. El ex candidato del Panal, Gabriel Quadri, calificó de nacos a quienes en el futbol corean así los despejes de los porteros. O sea, de homofóbico a discriminatorio;

2. “Apaxionado”. El senador perredista, y ex secretario de Finanzas del GDF en tiempos de Marcelo Ebrard y de la Línea 12, Mario Delgado, sigue en Brasil los juegos de la selección mexicana y otros; y

3. Respaldo. A Eruviel Ávila lo habían traído como blanco de fuego amigo, diciendo que el Presidente lo iba a quitar, así con ese primitivismo de algunas conjuras. Por eso, sabedor del tema, en su gira del miércoles, le dijo públicamente que gobernarían juntos hasta el 2018, aunque Eruviel termine en el 17.


Nos vemos el martes, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com