En privado

El Pacto es de quien lo necesita

Para insultarlos, los halaga. Florestán

 

Cuando Il Postino, en la novela de Skarmeta, declama a su novia los poemas de Pablo Neruda atribuyéndose la autoría y éste le reclama, el enamorado le responde: Maestro, la poesía es de quien la necesita, lo que me parece un retrato de la profundidad de la poesía, de la literatura, de la música, de la pintura, que no son propiedad exclusiva del autor, son de quien las necesita y hace suyas: el que las declama, el que las lee, el que las canta, el que las mira.

Puedo hacer una abstracción a algo mucho más prosaico que la poesía, la literatura, la música y la pintura: la política, y llevar el dicho de Il Postino a lo que acaba de vivir el Pacto por México, eje central de la operación política del presidente Enrique Peña Nieto, y decir que el Pacto fue de quien lo necesitó en su momento.

De él, porque mandó un fuerte mensaje de unidad y coalición con la oposición, tras la grave crisis postelectoral de 2006 y el conflicto que apuntaba en 2012; del PRD, que reclama su paternidad vía Jesús Ortega, porque no quería volver a quedarse fuera de las grandes decisiones de gobierno, como en 1988, 1994, 2000 y 2006; del PAN, que dejaba Los Pinos después de 12 años, porque no estaba dispuesto a ver cómo gobernaban Peña Nieto, PRD y PRI, y de éste como brazo partidista del gobierno federal.

Eso fue lo que los sentó a la mesa, espacio que aprovechó Peña Nieto para comprometer, primero, y sacar, después, las grandes reformas que no habían visto sus últimos antecesores juntos.

Ya con la educativa, las de telecomunicaciones, penal, amparo, transparencia, político-electoral y la madre de todas, la energética, el Pacto ha perdido funcionalidad y según Jesús Zambrano, ha pasado a mejor vida: ha muerto, sentenció.

El hecho es que el Pacto, como el poema de Neruda que leyó Il Postino, fue de quien lo necesitó en el correr del primer año de gobierno.

Ahora, a su muerte decretada y con las reformas aprobadas, las reglas han cambiado.

Lo veremos muy pronto.

RETALES

1. VIAJERO. A algunos bisoños les sorprendió que el presidente Peña Nieto haya llevado al procurador Jesús Murillo Karam a su visita a Turquía. Hay que leerlo como un mensaje de cercanía y de que no se va de la PGR;

2. CIFRA. Son 16, no 17, los congresos locales que deben dar el sí a una reforma constitucional. Superadas la cifra, hay que apuntar la marca: en menos de sesenta horas se logró la aprobación de la energética, que mañana la Permanente confirmará y enviará al Ejecutivo para su promulgación antes de Navidad; y

3. VA. En breve conoceremos el informe sobre la corrupción urbana que la tormenta Manuel desnudó en Acapulco. Carlos Ramírez Marín lo dará a conocer ya, y apunta nombres de los ex alcaldes Félix Salgado, Zeferino Torreblanca, Alberto López Rosas y Manuel Añorve.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com