En privado

PAN-PRD: vidas paralelas

Para ellos, lo sustantivo son
los adjetivos.Florestán

Siempre he sostenido que el poder los hace iguales y la lucha por el control del PAN y del PRD, lo confirma.

Hoy somos testigos de cómo quienes detentan el control de esos partidos utilizan estrategias espejo, copias simples que confirman que ideologías y plataformas son prescindibles, lo único de lo que no pueden prescindir esos adictos a lo mismo es al poder, lo que los iguala.

Las similitudes son tantas que trataré de apuntar solo algunas de ellas, el espacio limita.

En primer lugar, tanto en el PAN como en el PRD, el centro de la disputa es el Pacto por México: los maderistas y chuchistas, a favor y sus opositores, en contra.

Ambos hablan mal de dicho Pacto, pero se siguen sentando a esa mesa y sacándole lo que un partido de oposición nunca había logrado.

Los dos, igualmente, han modificado las reglas de elección de sus respectivos dirigentes y aprobando el voto directo, con una indefinición en cuanto a la fecha y con serias dudas en torno al padrón: los azules por ser nuevo y los amarillos por no tenerlo claro.

Una y otra dirigencia quieren repetir en la presidencia: Madero por sí mismo y Zambrano vía Carlos Navarrete, de su grupo que, el que al mismo tiempo, ha votado con el gobierno del presidente Peña Nieto sus principales iniciativas: educativa, telecomunicaciones, Ley de Ingresos, Presupuesto de Egresos, IFAI, financiera, político-electoral, todos; la hacendaria con el PRD, PAN; la energética que viene, con el PAN.

Así, han dado al gobierno federal y al PRI los votos que necesita el Presidente de la República para sacar adelante sus reformas, como sucederá con la energética, que quedará aprobada antes, claro, del l5 de diciembre.

La única diferencia, y solo en sus documentos, sería la ideológica, pero ésta ha quedado superada por los intereses de poder y de grupo: ideologías diferentes, mismos intereses.

Hace unos días, panistas críticos y opositores a Madero decían que su partido se parece cada vez más al PRI y están equivocados, es al PRD.

Retales

1. Lengua. En problemas, que es lo suyo, la senadora Luisa María Calderón. Primero no denunció a tiempo ni ante autoridad alguna, la presencia de presuntos caballeros templarios en el Senado, solo lo declaró a los medios, y ahora los señalados la denuncian por mentirosa: no son lo que ella dice. Y la emplazan;

2. Más lengua. Después de votar con el PRI la reforma hacendaria, el PRD aprobó en su Congreso prohibir alianzas con el PRI. ¿Más?

3. Plataforma. Más que su primer informe, el del domingo fue el primer acto de campaña de Ernesto Cordero para buscar la presidencia del PAN. Del tono, discurso, escenario y asistentes, no queda duda.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com