En privado

Ochoa Reza ante los demonios del PRI

Se dio un tiro en mi pie.  Florestán

 

Cuando Enrique Ochoa Reza proteste hoy como presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, tendrá como prioridad las tres elecciones del año que viene, Nayarit, Coahuila y, marcadamente, el Estado de México. Tendrá, también, porque esa ha sido la instrucción del presidente Enrique Peña Nieto, que asumir el papel de ser la cara priista en la discusión de los grandes temas, de salir a dar el debate en todos los frentes y ante todos los protagonistas de la oposición en un momento decisivo para el PRI, cuando las voces, en voz alta, en voz baja, apuntan hacia Andrés Manuel López Obrador.

El ex director de la Comisión Federal de Electricidad asume el timón del PRI en medio de los daños que le dejó la pasada elección del 5 de junio, cuando perdió siete de 12 estados, por diversas razones, algunas ajenas al partido e, incluso, a los candidatos, derrotas en las que ciertos gobernadores fueron las causales y la gente, más que votar por el candidato de oposición, lo hizo contra el saliente en una estrategia en la que la oposición panista manejó como eje central la cárcel para el saliente en turno, lo que le dejó buenos saldos en Veracruz y en Chihuahua, estrategia tan exitosa que disimuló los pecados de sus contendientes, y que repetirá en 2018.

Ocho Reza tiene, pues, como misión central, ganar el Estado de México, donde los precandidatos se alinean y por el PRI se reacomodan piezas como la senadora Ana Lilia Herrera que dejó el Senado para irse de secretaria de Educación Pública de Eruviel Ávila; en Morena, donde Andrés Manuel López Obrador designó como promotora del partido en esa entidad a la diputada federal Delfina Gómez, a quien ya le levantó el brazo en la plaza pública de Toluca; en el PRD, donde aprovechando su debacle, Alejandro Encinas, buscaría su tercera candidatura con una alianza ciudadana que no acabo de entender, y en el PAN, donde juguetean con Josefina Vázquez Mota, o ésta con el partido, cuando está claro que no será su abanderada, dejando Ricardo Anaya el espacio para un alianza, para él vital, con el PRD.

En estas condiciones, y con dudas dinosáuricas, asume hoy Ochoa Reza la presidencia nacional del PRI.

A ver.

RETALES

1. DEMONIOS. Y tendrá que luchar con demonios como Ulises Ruiz o José Murat Cassab, que se apresta a gobernar por segunda vez, faltándole el respeto a su hijo y, sobre todo, a los oaxaqueños que no votaron por él, por el papá;

2. MINISTROS. Los recursos de inconstitucionalidad cayeron en la Corte así: el de Quintana Roo, a la ministra Norma Lucía Piña y el de Veracruz al ministro Javier Laynez.

3. AJUSTE. Sin tocar la reforma educativa, se revisarán y adecuaran aspectos; por ejemplo, la evaluación, para ajustarla a regiones y zonas. Pero no les basta, no solo quieren abrogarla, quieren todo; quieren el gobierno.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
 o Web: lopezdoriga.com