En privado

Madero se equivoca

¿Y cuándo la nación se lo ha demandado o reclamado a alguien?

Florestán


Gustavo Madero ya había declarado dos días antes que había una narrativa para desprestigiar al PAN y que venía de afuera, sin atreverse a señalar al gobierno.

Pero el sábado, ante su Consejo Nacional, disparó un escopetazo, en lugar de tirar derecha la flecha, y equivocó la diana: los periódicos, todos, sin distingo. Dijo:

Enfrentamos a una prensa dispuesta a poner en primeras planas trascendidos de acusaciones sin denuncias, delitos sin testigos ni testimonios, cobardes difamaciones sin voz y sin rostro para alimentar esta política del espectáculo y de la trivialización.

El problema en esta declaración de Madero es la generalización: los medios.

Como la víspera cuando aseveró que la ofensiva contra el PAN venía de fuera y yo le dije que no, que venía de dentro, del interior del PAN, de los panistas, como en los casos en los que, y sin trivializar, las conductas de algunos panistas habían sido cierta y puntualmente de escándalo.

Como la fiesta con mariachis que en la sede del Senado se organizó su coordinador Jorge Luis Preciado, o la fiesta con bailarinas de varios de sus diputados durante su plenaria en Puerto Vallarta, en enero pasado, lo que se vino a conocer vía un video siete meses después, y el cierre, la víspera, de La Bodeguita de en Medio, para una gran cena, o el caso de Fernando Larrazabal y los casineros, y los jóvenes nazis de Guadalajara, o los ex asambleístas y funcionarios de la Benito Juárez detenidos y sujetos a proceso en Brasil por lesiones graves, o la última reunión de sus senadores donde se acusaron de intentos de sobornos.

Los medios, y hablo por supuesto en los que yo trabajo, no tienen que darse por aludidos, a pesar de la generalización de Madero que no alcanza a ver, o no quiere ver, que el problema del PAN viene y está en el interior de su partido y no en narrativas externas de los medios.

Retales

1. Costos. Los casi 100 millones de pesos que le costó al INE la realización de las elecciones internas del PRD le serán descontados de sus prerrogativas financieras, me aseguró Lorenzo Córdova, presidente consejero de ese instituto;

2. “Chuchos”. De acuerdo a la distribución de consejeros y del método, ha quedado claro que Cuauhtémoc Cárdenas no será presidente del PRD y que quien sí lo será es Carlos Navarrete. Debo apuntar que para los cochineros que habían sido otros procesos internos en ese partido, lo del domingo fue un día de campo; y

3. Celebraciones. El martes pasado hubo una comida y un brindis. La comida fue la que, en Los Pinos, el presidente Peña Nieto ofreció a los integrantes de sus gabinetes; el brindis en casa de Fernando Romero, cuando ya le habían notificado que el proyecto del diseño del nuevo aeropuerto, con su socio, Norman Foster, había ganado.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga

Web: lopezdoriga.com