En privado

Línea 12, ¿la distancia más corta…?

—Camina como pato, grazna como pato, tiene plumas como pato. ¿Qué es?
—Un ganso.
Florestán

Nunca nadie pudo imaginar que la Línea 12 del Metro, la obra emblemática de Marcelo Ebrard, fuera a desembocar en el conflicto técnico, económico y político que ha escalado.

Cuando aquel 30 de octubre de 2012, el entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal cortó el listón acompañado del presidente Felipe Calderón, todo eran sonrisas y proyectos.

Catorce meses después comenzó la pesadilla con una Línea 12 que se desdoró en medio de la reiterada incapacidad gubernamental de gestión, de gerencia de obras pública, como en la Estela de Luz, la sede del Senado, de un tramo fundamental del emisor central y los segundos pisos, por citar algunos.

La Línea 12, una obra fundamental que mejoró sustancialmente la calidad de vida de medio millón de personas al día, se las empeoró en menos de 24 horas, el pasado 11 de marzo, cuando se suspendió el servicio y corrida en 11 de sus veinte estaciones, once de sus 21 kilómetros.

Y desde entonces nos convertimos en testigos de una pugna por evadir responsabilidades de todos sus actores técnicos y políticos : el consorcio constructor ICA-Carso-Alstom, la española CAF, proveedora de los trenes; la oficina Metro-DF, que se formó para supervisar esta obra; del Sistema de Transporte Colectivo, las secretarías de Obras y de Transportes del GDF, por supuesto Marcelo Ebrard, de sus instancias auditoría y contraloría, del gobierno federal y sus instrumentos de supervisión de su gasto, de las nuevas autoridades del Metro, del consorcio supervisor de la obra, vamos, de todos los responsables de que las cosas salieran bien y no desembocaran en esta transgresión.

Este caos se centra en dos ejes, el técnico de por qué los trenes arrendados en 20 mil millones de pesos no son compatibles con las vías de una obra civil que costó 26 mil millones de pesos, y el de la responsabilidades civiles, legales y políticas de todos los que intervinieron en este desastre que ahora parece ser de nadie, según ellos mismos, claro.

RETALES

1. CANONIZACIÓN. El presidente Peña Nieto no asistirá a la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II, el próximo domingo 27 en el Vaticano. Así respondió a la invitación que le formuló la Santa Sede. Pero no ha descartado enviar a un representante. Felipe Calderón sí estuvo en la beatificación del papa Wojtyla el 1 de mayo de 2011;.

2. SÚBITO. Es inminente la expulsión del PRI de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre y su consignación por los delitos de trata de personas y lenocinio; y

3. DEBATE. Pudo más la fuerza de Gustavo Madero en la estructura del PAN que la de Ernesto Cordero, y solo habrá un debate entre ambos candidatos a transmitirse, exclusivamente, por internet. ¿Cuál es el temor de abrirse a la sociedad?

Nos vemos mañana, pero en privado

 lopezdoriga@milenio.com