En privado

Línea 12 y Oceanografía: crimen y asalto

Mentira que esté solo, lo acompaña su soledad.
Florestán

En solo tres semanas saltaron dos escándalos de dimensiones aún no alcanzadas: Oceanografía y la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, dos casos diferentes en los que el común denominador es la corrupción y el deslinde de actores políticos para desviar responsabilidades.

En el primer caso, se trata de una estructura de corrupción que defraudó a todos los que tuvo a su alcance con el silencio, cómplice, de los órganos reguladores y de control, tanto del sector público como privado.

Oceanografía defraudó a Pemex al no cubrir fianzas completas y falsificarle documentos para, a su vez, cometer el mayor fraude bancario del que haya registro, 585 millones de dólares. También defraudó al IMSS, al Infonavit, al Banco Nacional de Comercio Exterior, a los trabajadores y hasta a un equipo de futbol, Querétaro, que no tiene dinero ni para pagar el hotel de la concentración.

La Línea 12 del Metro tiene que ver con los mismos elementos más un agravante: el riesgo en el que se puso la vida de miles de usuarios de esa ruta, 435 mil al día, caso del que todos se deslindan: las constructoras, Marcelo Ebrard, cuyo gobierno realizó esta obra y es el responsable del organismo creado para su construcción y funcionamiento; Enrique Horcasitas, director de Proyecto Metro Distrito Federal (PMDF), que permanece en el cargo y encerrado en el silencio.

En uno y otro escándalo, los partidos se han subido y deslindado: el PRD contra el PAN por Oceanografía, y el PAN contra el PRD y Ebrard, por la Línea 12.

Ninguno de los partidos se ha ocupado del daño causado, en el primero, a diez mil trabajadores y sus familias, quienes tuvieron que ser rescatados por el gobierno federal vía Hacienda, y en el segundo, por el peligro para miles de viajeros del Metro.

Así son los políticos: primero ellos y sus intereses de partido y luego, casi nunca, todos los demás, que somos todos nosotros.

RETALES

1 MESA. La primacía de los intereses políticos se confirmó ayer cuando los senadores panistas se levantaron de la mesa de las leyes secundarias de la reforma energética porque, dijeron, están utilizando el caso de Oceanografía para golpetear al partido;

2 SILENCIO. En cuanto a la Línea 12, el punto central es saber por qué si el consorcio de constructores supo que los trenes no eran compatibles con esas vías, no lo denunció públicamente, sabiendo las consecuencias; y

3 COORDINADOR. Cecilia Romero ratificó a Luis Alberto Villarreal como coordinador del PAN en la Cámara de Diputados y aunque dijo que tenía hasta el martes para pensar en la permanencia de Jorge Luis Preciado en el Senado, lo confirmó el miércoles, como le informé ayer en este espacio.

Nos vemos el martes, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com