En privado

De 9-3 a 5-7

¡Ah, la derrota! Esa huérfana….  Florestán


Sorpresa es el primer calificativo que surge tras el resultado electoral del domingo, en el que Acción Nacional logró siete de 12 victorias y se dieron ocho alternancias.

En el primer punto puedo señalar que ni los panistas, no digamos el priismo, pensaron en ganar siete entidades y, segundo, en algunas, con ventajas de dos dígitos.

Este resultado, este 7-5, no solo reposiciona al PAN de cara al proceso electoral de 2018, sino que recupera a Ricardo Anaya como su principal carta para ese lance.

La jornada del domingo no fue fácil para nadie, ni para los ganadores, menos para los perdedores, y dejaron ver que las encuestas previas están en su momento más bajo y las de salida no retratan nada, al contrario.

También reitero algo fundamental: que la voluntad ciudadana está por encima de los aparatos electorales, dádivas y spots; que el origen y final de la democracia radica en el pueblo, sí, pero en los procesos electorales en el ciudadano que sufraga. Que su voto vale mucho más que todo lo demás junto, como quedó claro en los ocho estados donde se dio la alternancia, marcadamente los priistas.

Este proceso coloca al PAN en una posición inmejorable para los tres del año que viene, los estados de Coahuila, Nayarit y México, que es el más importante después de la elección presidencial y ahora más, por ser cuna del actual Presidente de la República.

En esta elección, el candidato a derrotar será el presidente Enrique Peña Nieto, no el que postule el PRI para gobernador. Y el PAN irá de nuevo con el PRD en busca del impulso perdido en esa entidad donde nunca ha habido alternancia.

Todo esto dejará el escenario para la elección de 2018 y para que el PRI designe candidato presidencial, en lo que la decisión del presidente Peña Nieto será central. Alguien me dijo que ese partido perdió una batalla, una gran batalla, pero no la guerra que será en 2018, la madre de todas las batallas.

Y todos tendrán que reaccionar y replantear estrategias a partir del domingo por la noche: el PRI, para recuperar y posicionarse para 2018, el PAN para entender su nueva realidad en alianzas y nominación de candidato y López Obrador para entender que en este proceso no ganó todo lo que quería, pero tampoco perdió todo lo que le auguraban.

RETALES

1. CDMX. Paupérrima, como se anticipaba, la participación para elegir asambleístas constituyentes en la Ciudad de México. Morena se confirmó como primera fuerza y el PRI la de colero histórico con 7 por ciento;

2. DESFASE. A las 11 de la noche del domingo, el Instituto Electoral del Distrito Federal seguía pasando spots de cómo votar en esa jornada. Lo que es tener tiempos gratis y nada que decir; y

3. FRONTERA. La ventaja de más de 15 puntos del panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca en Tamaulipas fue uno de los resultados más representativos de lo que está cruzando este país.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
 o Web: lopezdoriga.com