En privado

Iberoamericana: la generación del 91

No le soples a los rescoldos.Florestán


BOCA DEL RÍO, Ver.- El 18 de julio de 1991, a convocatoria del entonces presidente Carlos Salinas, se reunieron todos los jefes de Estado y Gobierno de América Latina, España y Portugal en la primera versión de la Cumbre Iberoamericana que ayer, aquí en Veracruz, alcanzó su cita número 24.

Ha pasado casi un cuarto de siglo y de aquellos que se sentaron bajo los frescos de Orozco en el Hospicio Cabañas en Guadalajara, pocos salvaron la aduana del poder.

Y eso que había personajes como Fidel Castro y el rey Juan Carlos de España, los decanos, hasta que la salud, las circunstancias, el desgaste y los mismos años, los retiraron en vida.

Si hacemos un recuento de los demás, la mitad acabó en el desprestigio y muchos en la cárcel, empezando por Alberto Fujimori, hoy aún en prisión.

Carlos Andrés Pérez, de Venezuela, fue sentenciado a 28 meses de cárcel, luego de ser destituido por corrupción.

Rafael Ángel Calderón Fournier, condenado a cinco años de cárcel en Costa Rica, por peculado, corrupción y tráfico de influencias.

Jaime Paz Zamora, de Bolivia, por nexos con el crimen organizado.

Carlos Saúl Menem, el argentino, estuvo preso dos veces por venta de armas ilegales a Croacia.

Fernando Collor de Mello, el brasileño modelo de muchísimos, renunció en 1992, cuando el Senado tenía lista su destitución por tráfico de influencias, corrupción y extorsión.

José Serrano Elías, presidente de Guatemala, acusado por los mismos delitos, huyó a Panamá y eludió una orden de arresto internacional por su estatus de asilado.

También el que tenía mejor imagen: el rey Juan Carlos, quien abdicó a la corona española en medio de señalamientos de corrupción, frivolidad y abandono.

Y no podemos olvidar a Carlos Salinas, quien de ser el presidente con mayor reconocimiento desde que se hace esa medición, terminó atrapado por el asesinato de Luis Donaldo Colosio, de su ex cuñado José Francisco Ruiz Massieu y en medio de la peor crisis económica que se recuerde, enfrentado al presidente Ernesto Zedillo, quien encarceló a su hermano, más que por el crimen de su ex concuño, por la enorme fortuna que escondió en bancos suizos bajo nombres falsos, millones que aún exige le sean devueltos.

Así terminó la mitad de aquellos personajes que el 18 de julio de 1991 se sentaron bajo las cúpulas del Hospicio Cabañas de Guadalajara, en la primera Cumbre Iberoamericana.

RETALES

1. ESCALA. El presidente Peña Nieto viajó de Veracruz a Lima para asistir hoy a una cumbre sobre el cambio climático y regresa esta misma noche;

2. PROYECTO. Juntos andaban dos secretarios que aspiran a ser gobernadores de sus respectivos estados: Claudia Ruiz Massieu, de Guerrero, e Ildefonso Guajardo, de Nuevo León, que no irá; y

3. PROTESTA. Pues no hubo las anunciadas protestas en torno a la Cumbre Iberoamericana, como habían anunciado.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com

Twitter: @lopezdoriga 

Web: lopezdoriga.com