En privado

Extradición, homicidios y conversaciones

Del más allá cayó en el más acá.
Florestán


El caso Guzmán Loera tiene muchas derivadas: quién lo protegió para su fuga de julio pasado, dónde se escondió, por qué no lo acusan de homicidio a pesar de las miles de muertes que ordenó, si lo van a extraditar o no, y el tema Kate del Castillo.

De lo primero es esencial que sepamos quiénes fueron sus protectores en la evasión del penal de El Altiplano, la noche del sábado 11 de julio del año pasado, lo que es un asunto central y pendiente.

Sobre las acusaciones que pesan jurídicamente en su contra y por las que tiene procesos abiertos, son delitos contra la salud, delincuencia organizada, uso de recursos de procedencia ilícita, cohecho y violación de la ley federal de armas de fuego y explosivos. Y coincido con mi querido vecino Héctor Aguilar Camín, de la necesidad de acusarlo por el asesinato de seres humanos en cantidades industriales en todas sus variantes de violencia, tortura, impiedad y terror.

En cuanto a la extradición, soy de los que piensan que debe esperar y el delincuente ser procesado en México, donde cometió la mayoría de sus delitos, marcadamente el de homicidios múltiples a través de su ejército de sicarios.

La peor señal que podría mandar este gobierno es el de otorgar la extradición fast track renunciado a su obligación constitucional de juzgarlo y retenerlo en una cárcel mexicana donde cumpla su sentencia. Para el Estado mexicano es inaceptable que se le extradite para evitar una tercera fuga. Entiendo que la Constitución prevé la extradición, pero obliga al debido proceso en México, lo que está por encima de la entrega de delincuentes para ser procesados y retenidos en otros países, en este caso Estados Unidos, donde además se corre el riesgo de arreglos extrajudiciales a cambio de información para atenuar penas y castigos, como alguna vez me decía el presidente Santos de Colombia.

En el tema Kate del Castillo, reitero que no la juzgo, pero sí recupero las conversaciones con Guzmán Loera, que en exclusiva, ayer dio a conocer el director de MILENIO, Carlos Marín, en la que los retrata.

Pero, sobre todo, las vanidosas debilidades del delincuente más buscado del mundo que se presentaba como un ser del más allá y resultó del más acá.

RETALES

1. SEGUNDA. El proceso extraordinario del domingo en Colima es el estreno electoral de los presidentes del PRI, Manlio Fabio Beltrones, y del PAN, Ricardo Anaya. También del dirigente del PRD, Agustín Basave, pero solo testimonial;

2. ACOSO. Bien resolvió Basave la crisis de las alianzas en su partido. La firmeza en dejar la presidencia dobló a las famiglias, que llaman tribus y las alianzas van en al menos seis de los 12 estados donde eligen gobernadores en julio; y

3. SUYO. Rafael Moreno Valle sigue poniendo reglas y piezas. Logró que en la alianza con el PRD, sea él quien designe candidato, bueno, que el PAN designe a su candidato. 


Nos vemos mañana, pero en privado


lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
Web: lopezdoriga.com