En privado

De Dante a las pedradas

Hay que aprender a delegar en los superiores. Florestán


El jueves pasado, y MILENIO lo reprodujo destacadamente en su portada del viernes, Emilio
Chuayffet me dijo que la CNTE-Oaxaca no se saldría con la suya en su ofensiva para derogar la reforma educativa y citó la Divina comedia: Perded toda esperanza.

Comentó la situación que vive Oaxaca, donde el equivalente de la Secretaría de Educación Pública del gobierno estatal está en manos y la dirigen los líderes de la misma coordinadora sindical, un caso único en el mundo y que ha llevado a que esa entidad tenga el último nivel de aprovechamiento entre los niños y que el ausentismo de los maestros supere los cien días al año, la mitad del calendario escolar.

Chuayffet, quien dijo que por la reforma educativa de 1992, cuando Ernesto Zedillo era su antecesor en el mismo despacho, alucinante, de Vasconcelos, la SEP no puede sancionar a los maestros faltistas de Oaxaca, dijo que sí puede opinar del conflicto, y lo hizo como ningún otro secretario de Educación Pública ha hecho, fue cuando recurrió a la obra cumbre de Alighieri, el genial florentino: Oaxaca es un gravísimo problema educativo, pero la reforma educativa no va a quedar atorada en un estado. Aquí si diría yo a quienes creen que se han salido con la suya, lo que Dante dice que decía a la entrada del infierno: ¡Perded toda esperanza! Y remató: ¡Eso se va a acabar!

A esto siguió, MILENIO del día siguiente, la respuesta de la CNTE: La esperanza se pierde al último. Y la descalificación.

Y ayer lunes, el ataque a pedradas contra el convoy de Chuayffet, en Morelia, del que salió a salvo por la velocidad de su camioneta y la falta de puntería de los lapidarios, no de piedras ni de ganas.

Peligroso punto al que se ha llegado cuando todos los integrantes del gabinete van a pasar por Morelia, aunque anoche la CNTE dijo que se le había salido de control.

¿Y luego?

Retales

1. No. López Obrador anunció que no irá con el PRD por el gobierno de Guerrero, porque Armando Ríos Piter es un empleado de Peña Nieto. Y repite el error de hace 4 años en Acapulco, cuando al romper el bloque de izquierda entregó esa alcaldía a Manuel Añorve del PRI;

2. Pendientes. Sigue pendiente el informe federal de corrupción urbana desnudada por Manuel y que el Presidente ordenó desde octubre. Implica a los cuatro últimos ex alcaldes y a las tres más grandes firmas caseras. Lo tiene Jorge Carlos Ramírez Marín; y

3. Pues sí. Jesús Zambrano había dicho que no se quedaría en la presidencia del PRD ni un minuto más, termina en marzo. Ahora, con el tema del retraso de sus estatutos, igual que en el PAN, se van a llevar la elección hasta septiembre. ¿Y por qué no un interino? No sería la primera vez. Les digo, poder y presupuestos los hacen iguales.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com