En privado

Cordero-Madero: puente roto

Ahora voy a morir, viviendo.

Florestán


El viernes pasado, en un restaurante de Polanco, se reunieron a comer, después de un año de no hablarse, desde que lo destituyó de la coordinación de la bancada panista en el Senado, Gustavo Madero y Ernesto Cordero.

El primero llegó con su 57 por ciento de votos del padrón electoral azul, y el segundo, con su 43 por ciento, pero esto no tuvo ningún peso en el encuentro ni en la relación de fuerzas reales en cuanto a espacios partidistas.

Cordero le reprochó, de entrada, el tema de la inequidad del proceso y del padrón inflado, además del tema de la corrupción, que planteó durante toda su campaña y la demanda del reconocimiento a la pluralidad, en aras de la unidad del partido.

Madero le respondió que había que mirar hacia adelante, no quedarse congelado en el pasado.

Y hablaron de la composición de la Comisión Permanente, integrada por 40 militantes, de los cuales el presidente del partido tiene derecho a designar a 27. Madero le ofreció tres lugares, lo que Cordero rechazó al no responder, dijo, a las proporciones de su votación. Le insistió en la necesidad de reconocer que una mayoría, si se toma en cuenta los que no votaron, no lo apoyó, y que tenía que entender ese mensaje de la militancia si de verdad quería reconstruir la unidad del partido.

En un punto, la comida terminó mal: Madero se enojó y le dijo que tenían visiones de partido muy diferentes, y se fue confirmado que, en este momento, la unidad no es el tema fuerte del PAN.

A los dos días, Madero instaló la Comisión Permanente del partido y dejó dos lugares a los corderistas. Ya antes, a la petición de Cordero de que designara un nuevo coordinador en la bancada del Senado en lugar de Jorge Luis Preciado, Madero lo ratificó. Con estos dos mensajes, la división en el PAN se ahondó.

Y de la operación cicatriz, que era cirugía mayor, nada.

Ahí quedó la fractura.

Retales

1. Fechas. Ahora cada partido trae su propio calendario de la aprobación de las reformas, como si no hubiera infierno y no llevara un costo. Aprovechan una necesidad, que es artificial, y que se les va a revertir. La última del PAN de agregar un condicionante electoral a la reforma energética, no se la van a pasar;

2. Demanda. Alejandra Sota, vocera de la presidencia de Felipe Calderón, exonerada por la Secretaría de la Función Pública, procederá a demandar a Forbes por haberla incluido en su lista de los “diez más corruptos de México”, sin que tras la exoneración, hayan corregido ni aclarado; y

3. Comitiva. Esta es la comitiva oficial del presidente Peña Nieto para su visita de Estado el Vaticano, mañana en Roma: el canciller José Antonio Meade, los secretarios Luis Videgaray y Gerardo Ruiz Esparza; el procurador Jesús Murillo Karam y el jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño. Aquí queda a cargo Miguel Ángel Osorio Chong.

Nos vemos el martes, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com