En privado

Consejeros, cartas marcadas y guardadas

El cerco es de quien lo necesita.Florestán

Fue en el seno del Pacto por México donde decidieron los nombres de quienes podrían ocupar las cinco vacantes en Consejo General del IFE.

Así, los panistas apuntaron a Santiago Creel, de todas las confianzas de Gustavo Madero, y luego José Woldenberg, que parecería más bien una propuesta del PRD; el PRI, a Carlos Elizondo, y el PRD a Alfredo Figueroa, Ciro Murayama y Cuauhtémoc Cárdenas. Los únicos que reunieron el apoyo de los tres partidos fueron Creel, Elizondo y Woldenberg.

El PAN también presentó en su lista a Jacinto Silva y a Rafael Estrada Sámano. El PRI, además de Elizondo, anotó a Marcela González Salas, actual directora general de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación; a Enrique Andrade; a Felipe Solís y, sorpresivamente, a Benito Mirón Lince. Y digo sorpresivamente por no decir que inexplicablemente, porque fue el secretario del Trabajo de Andrés Manuel López Obrador durante los cinco años que estuvo como jefe del GDF, 2000-2005, por quien mantiene públicas simpatías y forma parte destacada entre sus seguidores. ¿Por qué el PRI postula a un operador y simpatizante de López Obrador? No hay respuesta; y el PRD propuso a Ana Laura Magaloni, a Clara Jusidman, a Mauricio Merino y a Agustín Basave, quien ya declinó.

Finalmente los nombres de mayor peso y que reunían el apoyo de los tres partidos, fueron eliminados de las listas finales en las que ya no aparecieron Creel ni Woldenberg ni Elizondo. La explicación posterior aclara un poco las ausencias: los reservaron para el nuevo Instituto Nacional de Elecciones, al igual que los cinco que surjan de este proceso. Los cuatro sobrevivientes del menguado Consejo General del IFE dejarán de serlo con la desaparición de ese instituto.

Y por eso gobierno, PAN y PRD guardaron sus cartas, sus cartas marcadas.

RETALES

1. CENA. Fue hasta ayer cuando la Conferencia del Episcopado Mexicano dio a conocer la cena que el domingo por la noche habían tenido con el secretario Miguel Ángel Osorio Chong. Y los obispos lo hicieron solo a petición del mismo titular de Gobernación, el martes. ¿Para qué el secreto?;

2. FFCC. Los ferrocarriles fueron privatizados en 1997 por el entonces presidente Ernesto Zedillo. En estos 16 años las cuatro empresas beneficiadas han construidos ¡47! kilómetros de vías, tres kilómetros al año, lo que es una burla. La otra es que el tren que transporta el mayor número de pasajeros, sea La Bestia; y

3. ATRACO. Una vergüenza que en la Asamblea Legislativa se hayan robado 250 millones de pesos que eran para becas. ¿Por qué la Asamblea daba becas? ¿Quién es el o la responsable? Hoy debe tener respuestas su presidente, Manuel Granados Covarrubias.

Nos vemos mañana, pero en privado