En privado

‘Chuchos’: campaña de odio

Despreciables aquellos que, desde su desprestigio, creen que eso, el desprestigio, es un asunto solo de los demás.Florestán

 

El martes por la noche, en El Noticiero, informé sobre las consignaciones de dos alcaldes perredistas y de la esposa del también perredista de Iguala, precandidata del mismo partido a sucederlo y comenté sobre la responsabilidad de los cuadros dirigentes del PRD en la elección de estos candidatos acusados de relaciones con el crimen organizado siendo el caso más grave el de José Luis Abarca, procesado por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, la noche del 26 de septiembre, en ese mismo municipio de Iguala.

A esto me respondió Jesús Ortega en su cuenta de Twitter diciendo que la información era una respuesta a la ¡reforma en telecomunicaciones!, como ya habían dicho antes cuando la crítica de Cuauhtémoc Cárdenas y posterior renuncia a su militancia.

Entiendo la reacción de Ortega, como una estrategia pero no como una respuesta que, en todo caso, debían haber dado el actual presidente del PRD, Carlos Navarrete, o su antecesor, Jesús Zambrano, pero no, la dio quien detenta el poder en el PRD. De cualquier modo no negó nada de lo informado en El Noticiero sobre los alcaldes detenidos y consignados, como tampoco dijo gran cosa cuando la devastadora crítica del ingeniero Cárdenas, quien por escrito les dijo que el partido está a punto de disolverse o quedar como una simple franquicia político electoral, inmerso en un ya largo proceso de pérdida de autoridad moral como institución y de pérdida de autoridad moral de sus dirigentes.

Y dejó como lo que llamó puntilla de esta crisis del PRD, las desafortunadas y cuestionables decisiones tomadas por la dirección nacional a partir de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa y el asesinato de otros tres estudiantes y tres personas más en Iguala, el 26 de septiembre crímenes en los que tuvieron indiscutible participación policías y autoridades municipales (del PRD).

A esto siguió el desdén del grupo de control del PRD, Los Chuchos, Ortega y Zambrano, y la renuncia de Cárdenas, que celebraron.

Ahora solo falta que Ortega diga que la crítica de Cárdenas es por la reforma en telecomunicaciones, como le han aconsejado sus asesores que repita.

RETALES

1. ODIO. Quien ha iniciado una campaña de odio de cara a las campañas electorales de este año es Jesús Zambrano, quien me llamó el Anticristo. ¿Conocerá la magnitud de su expresión, repito de odio, y el riesgo personal en el que me pone?

2. OTRO. El senador Mario Delgado, precandidato del PRD al GDF y gente de Ebrard, renunció a su militancia perredista para irse a Morena. La idea es formar una bancada de este partido en el Senado; y

3. COBIJO. Federico Döring cobijó en su bancada al ex panista Édgar Borja, a pesar de haber sido expulsado del PAN por corrupto. Así son.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com

Twitter: @lopezdoriga 

Web: lopezdoriga.com