En privado

Brutalidad en el estadio

Le hicieron lo que el viento a Putin.
Florestán

Desde hace años, desde que el club Pachuca comenzó a importar el modelo argentino de las barras, con todo y sus directores, promotores y cancioneros, el clima de los estadios mexicanos de futbol cambió para siempre.

Cuando el señor Andrés Fassi, segundo de Jesús Martínez, se trajo ese modelo, el aspecto familiar del futbol cambio para siempre, siendo suplido por la violencia, el vandalismo, la agresión y la delincuencia, patrocinada por muchos de los equipos que mueven a sus barristas, les dan transporte, boletos, apoyos, espacios que se han convertido en una licencia para matar, como vimos el sábado en el estadio Jalisco, con la complicidad de la Federación Mexicana de Futbol, de las autoridades municipales, estatales y federales, que han permitido que la violencia se incremente, se extienda y se haga más común.

No es la primera vez que en un estadio mexicano se registran hechos violentos, pero sí la primera en que se documenta la saña con la que delincuentes golpean casi hasta la muerte a unos cuantos y desafortunados policías a los que sus jefes mandaron al matadero de la barra del Guadalajara.

El hecho es que cada vez que se han registrado hechos así en los estadios, los detenidos, en el remoto caso de haberlos, salen al día siguiente, como si nada, al pagar la multa por una falta administrativa.

Y es ahí donde está la impunidad y la complicidad.

Mientras las autoridades deportivas y de gobierno sigan mirando para otro lado, esto va a empeorar y el siguiente reporte será de muertos en el estadio.

Me han dicho que es muy difícil el control de masas y yo les respondo: si Inglaterra pudo expulsar del futbol y para siempre a los temibles Hooligans, ¿Por qué México no?

La respuesta está en la falta de voluntades: social, deportiva, política y jurídica, en defensa del futbol y de la paz en sus estadios.

Pero, a cómo los he visto, siguen esperando un muerto, que de seguir así, no tardará.

RETALES

1. BORRÓN. Una comisión del Congreso de Durango que investigaba al ex gobernador y hoy senador Ismael Hernández Deras fue disuelta por órdenes de su sucesor, Jorge Herrera. Y todo salió de un encuentro con César Camacho;

2. CITA. La comisión especial de la ALDF que investiga el escándalo de la Línea 12 ha citado para el viernes a las 4, al consorcio constructor, ICA-Carso-Alstom. Y su presidente, el diputado Jorge Gaviño, ha emplazado al gobierno federal a que audite los 8 mil millones de pesos que aportó el gobierno de Felipe Calderón; y

3. GENDARMERÍA. El próximo 13 de julio, Día del Policía, será la presentación de la Gendarmería Nacional, me dijo ayer Monte Alejandro Rubido, recién confirmado comisionado nacional de seguridad.

Nos vemos mañana, pero en privado

lopezdoriga@milenio.com