En privado

Ahora es el día de nadie…

Si hablas con Freud, dile que dónde van a devolver las entradas. Florestán

 

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, entregó ayer, a San Lázaro, el segundo Informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, tal y como hizo el año pasado.

Osorio cumplió, así, el cambio que los diputados de la Sexagésima Legislatura hicieron a su reglamento para terminar con lo que llamaron El Día del Presidente.

Y es que en el pasado priiato, efectivamente, el 1 de septiembre era El Día del Presidente en turno. Los medios cubrían puntualmente, desde Los Pinos, y la televisión transmitía en cadena nacional, lo que había desayunado y cómo se sentía, rodeado de su esposa e hijos, antes de trasladarse a su despacho en Palacio Nacional donde se colocaba la banda presidencial para ir al recinto de Donceles y, luego, al de San Lázaro, y hacer un regreso triunfal en un auto convertible, en medio de una descubierta de caballería de cadetes del Colegio Militar bajo una lluvia de papel picado y vallas de burócratas para rematar con el interminable y lisonjero besamanos de regreso en Palacio, y cerrar con la foto oficial de sus gabinetes, el legal y el ampliado.

En el intermedio, en la tribuna de la Cámara de Diputados, la cascada incontenible de cifras y logros en medio de torrenciales aplausos y ovaciones en pie, donde igual se celebraba una devaluación que un descontrolado déficit público. Su oficina de prensa enviaba un boletín con el número de las interrupciones por aplausos y la duración total de éstos.

Era, efectivamente, El Día del Presidente, hasta que el 1 de septiembre de 2006 los diputados impidieron al presidente Vicente Fox entregar su Informe, se lo recibieron en la puerta central del vestíbulo y no lo dejaron ingresar al salón de sesiones, lo que en 2007 pudo hacer por única vez Felipe Calderón.

Después de eso, el Informe fue entregado vía el titular de Gobernación y así ha sido.

Quizá el Congreso debería recuperar el Informe directo y personal del jefe del Ejecutivo con preguntas y respuestas.

Pero no lo veo en el ánimo de los legisladores.

Retales

1. Aeropuerto. Ayer se debió aprobar el proyecto para la construcción de la primera etapa del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. Había dos finalistas: el arquitecto Enrique Norten con una empresa española y el arquitecto Fernando Romero, yerno de Carlos Slim, con el arquitecto inglés Norman Foster. Resultado y detalles se conocerán mañana en el Museo de Antropología;

2. Informe. Ese será el anuncio central que hará hoy el presidente Peña Nieto, un proyecto a 20 años que representa el mayor aeropuerto del mundo; y

3. Giro. Después de sostener durante 18 días que la causa del derrame de Sonora fue producto del exceso de lluvias, Grupo México da un vuelco y acusa del error, en un tubo, a un contratista. Anoche, la Profepa los volvió a clausurar.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga
 

Web: lopezdoriga.com