Del foot-ball al futbol

Los tapatíos de hace un siglo, junio de 1914, vivían realidades y expectativas muy diferentes a las nuestras, y el futbol simplemente no existía. El “foot-ball” era en Guadalajara patrimonio de unos cuantos: los empleados de las Fábricas de Francia que habían formado su “team”: el Unión, que luego se convertiría en el Guadalajara . Estaban también otros tres “teams”:el Excelsior, del  Instituto de San José, futuro Instituto de Ciencias, el Liceo, del Seminario Conciliar y el Atlético de un rudimentario centro deportivo. El primero tenía su sede en la actual Prepa de Jalisco, y el segundo en lo que fue la XV Zona Militar, después de que Obregón y Diéguez, el 8 de  julio de 1914,  se carrancearon ambos edificios. Ese 8 de julio, sin saberlo nadie, se propiciaría el fortalecimiento del futbol en la Perla, porque, al clausurarse el Instituto de San José, dirigido por los jesuitas, se acrecentó el número de familias pudientes que enviaron a sus hijos varones a estudiar a Inglaterra: al Ampleforth College, de los padres benedictinos y, sobre todo, al Stonyhurst College, fundado en 1592 por los jesuitas, en Lancashire, a orillas del Hodder River, donde dejaron muy buenos recuerdos los hermanos Jaime y Alfonso Castiello, ambos futuros jesuitas. Jaime ganó el premio nacional de ensayo en lengua inglesa y, mucho después, en los años cincuenta, Alfonso ayudaría a José Vasconcelos a reconciliarse con la Iglesia Católica. Los tapatíos que regresaban de Inglaterra impulsaron en grande el futbol en Guadalajara:  los Fernández del Valle, los Corcuera, los Collignon y otros. Trajeron  balones nuevos de cuero y el “buen futbol a la inglesa”. Luego fundarían el equipo Atlas, con técnicas diversas a las del Guadalajara de simples aficionados.

La competencia, convertida después en furibunda enemistad entre el Atlas y el Guadalajara, comenzó desde entonces, desde el nacimiento del Atlas .

Mucho se ha dicho que los colores del Guadalajara: rojo, blanco y azul representaban la bandera francesa,  pero el que organizó a los empleados de las Fábricas de Francia,  Edgard Everaert,  no era francés, sino belga, y el año en que se fundó el Unión,  fue campeón en Bélgica el Brujas, de donde era Everaert, y su  uniforme era camisa  roja con rayas blancas y calzoncillo azul.

La Guadalajara de 1914 era abismalmente diferente a la del 2014: el Santuario de Guadalupe estaba en las afueras de la ciudad por el norte; Mexicaltzingo, por el sur, como recordaba el niño Agustín Yáñez, estaba “lejos, muy lejos, mucho más allá de la estación”; se había  entubado el río de San Juan de Dios, límite oriente de la ciudad, y en el poniente la prisión, afuera de la ciudad, estaba donde ahora se encuentra el Parque de la Revolución.  Desde 1908 existían los tranvías para comunicarse con Tlaquepaque y Zapopan, pero en la ciudad se caminaba a pie. Las bicicletas comenzaban a aparecer entre la gente rica, pero como objeto de lujo. Por supuesto que no se usaba eso de “hacer ejercicio”.

Revisando mis papeles, me encuentro una carta de la Cervecería La Perla, fechada el 12 de noviembre de 1912: “Muy señor nuestro: nos es grato participar a Ud. que la Cervecería ‘La Perla’ S.A., se propone revivir el más hermoso paseo de Guadalajara, La Alameda. Habiendo concedido el H. ayuntamiento permiso para arreglar los jardines de dicho paseo,  cuyos trabajos van muy avanzados, hemos arreglado un hermoso pabellón denominado ‘Tivoli Perla’ para recreo y solaz de las familias. En este mes se inaugurará un campo de “Foot Ball”, poco después otros de Tennis, Frontón, Baseball, Pista para carreras, etc., en un lugar cercano. Nuestro objeto es estimular todos los deportes y creemos que para el mejor éxito necesitamos el concurso de los Colegios, Clubs Atléticos, etc., para lo cual les extendemos nuestra más sincera y franca invitación para que pasen al referido campo a verificar sus juegos y campeonatos. Cervecería ‘La Perla’ S.A.”

La inauguración de un campo de foot-ball era todo un acontecimiento. Los colegios de jesuitas y maristas y el seminario conciliar fueron los principales promotores del deporte. En los colegios mencionados, además del futbol se practicaba el “base-ball”, el “lawn tenis” y el frontón. Pero en Guadalajara  el deporte, concretamente el fubol,   estaba en pañales, como en todo el mundo.