Los Sonámbulos

Sobre la histeria racional

Los misioneros del capitalismo neoliberal se han tomado en serio eso de la existencia de una "volatilidad racional" que, en términos prácticos y frecuentemente palpables, consiste en selváticos ataques especulativos en aras de la ganancia inmediata.

Con optimismo de bio-ambientalista improvisado, se desearía que en este campo de la economía sucediera igual que en los ecosistemas, esto es, que los depredadores lograran mantener el equilibrio, pero a falta de "arena en los engranajes" (Tobin, dixit) la carnicería ha profundizado la desigualdad y ensanchado la pobreza, cubiertas sólo con fachadas electorales de una democracia oligarca, cínica, corrupta y ya casi sin "honrosas excepciones".

Conforme a los textos canónicos de su fe, los propagandistas culpan nuevamente a "agentes" externos, viejos "magores" (espíritus de la desgracia y la devastación en el Medioevo) en la misma forma que en el "Malleus maleficarum" (martillo de brujas), los humanistas contenían el aliento responsabilizando al demonio de todas las enfermedades mentales (por eso les daba igual torturar y pasar por la hoguera a brujas que adorar a magos, alquimistas y charlatanes, como dejó constancia Sandro Botticelli)

Es cosa de consultar diarios "especializados" y encontrar que hasta el bocazas Donald Trump es culpable de la devaluación del peso frente al dólar; incluso, se afirma que eventuales calificaciones sobre la deuda gubernamental por parte de calificadoras descalificadas -como Moody´s, Standard & Poor´s y Fitch Ratings (¿remember crisis con hipotecas Subprime?) y las que se le sumen-, resultarían resortes de asalto contra el peso y la economía en general.

(Menos supersticiosamente, estudiosos en fenómenos antisociales refieren que los servicios de salud han dado pie a capítulos inconcebibles al haber salvado de penas corporales a cualquier clase de criminales y asesinos, esto luego de considerarlos como enfermos mentales, razón por la cual el húngaro Thomas Szasz nunca figurará entre los epígonos de la siquiatría ni como gurú de gobiernos asociados al narcotráfico)

Extrañamente "inversores", "tenedores de bonos" y especuladores locales y foráneos son "invisibles" en esos "análisis", siempre más cerca de supercherías, episodios "sobrenaturales" o arcanos, que de las fieras que tienen clavados los colmillos en el presupuesto nacional (versión rapaz del "Pulpo Chupeteador", de la filosofía mordaz de Jesús Martinez, "Palillo")

Sí, la Fed de los Estados Unidos va a elevar su tasa de interés y los especuladores van a sacar sus dólares para ir por más ganancias, pero esto es "volatilidad" casi normal en nuestro país (firmas financieras recomiendan vender pesos y comprar dólares, no por la capacidad económica ni el proverbial: "los fundamentos son sólidos", sino por no defraudar al espíritu)