Los Sonámbulos

Cuando la ficción dejó de ser “ciencia”

"Todo se puede ficcionalizar", dicen teóricos y estudiosos. Aseguran que la ficción trabaja con la creencia y conduce a la ideología. Realidad tejida con fenómenos tipo poltergeist, la difusión de la violencia (huachicoleros enfrentándose con el Ejército, etc.) pretende sustituir la actuación criminal del neoliberalismo, edificio levantado a punta de timos donde la ficción ha sido despojada de cualquier intento de conocimiento objetivo y verificable mediante la experimentación y la explicación. En otras palabras, dejo de ser "ciencia".

Si nuestro país amplió de 62 mil 389 millones de dólares a 88 mil millones de dólares la línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional (que como los almuerzos miltonianos no es gratis y ha costado 1,737 millones de dólares de abril del 2009 a la fecha) no es porque los "fundamentos" sean unos acorazados anti "Ogro Salvaje", como se quiere hacer creer, sino todo lo contrario: son una invitación permanente a la especulación y el saqueo bajo el alcahuete término de "volatilidad".

Pero hay que darle al menos una intención de veracidad sincera: la línea de crédito está diseñada "para propósitos de prevención de crisis" y disponible en cualquier momento, dijo David Lipton, primer director general adjunto y presidente interino del FMI en el despacho emitido al respecto (26-V-2017).

"Este acceso flexible se justifica por los muy sólidos antecedentes de países que califican para la línea de crédito flexible, lo que da confianza en que sus políticas económicas seguirán siendo fuertes", refiere, y destaca que "el marco regulatorio y de supervisión financiera es fuerte. El crecimiento a medio plazo debería beneficiarse de una serie de reformas estructurales en curso".

Va más: "La economía mexicana ha mostrado una resistencia impresionante a la desaceleración del crecimiento mundial en los últimos años. La actividad económica está creciendo a un ritmo constante, la inflación es baja y estable, y el sistema financiero es sólido. Sin embargo, la economía mexicana sigue expuesta a riesgos externos, estrecha relación con la economía global. Los riesgos a la baja para el crecimiento global han aumentado y la volatilidad en los mercados financieros globales ha aumentado".

Traducción: los mexicanos tiene una capacidad de resistencia sobrehumana para tolerar fraudes y especulaciones, sus autoridades pueden difundir una décima de crecimiento económico de un mes como si hubieran cruzado la selva a pie (sin salir de los mediocres porcentajes de las últimas cuatro décadas), asegurar que la inflación es casi producto de una combustión humana espontánea (sin gasolinazos, el "Boz" Dickens era un novato de la ficción humorística), y decir que la supervisión financiera es "fuerte" mientras cárteles financieros y bancarios manipulan precios de bonos de deuda.