Los Sonámbulos

Sobre la “Sexta Kondratieff”

Desde mediados de la década de los años noventa el alemán Leo A. Nefiodow difundió el "Sexto Ciclo Kondratieff", ese comportamiento de la economía en períodos largos de entre 40 y 60 años que lleva justamente el apellido de su formulador, el economista ruso Nikolái D. Kondrátiev, una mente brillante que fue víctima de las purgas asesinas de Stalin.

"Acusado" de "futurista", casi veinte años después la visión de Nefiodow, ingeniero en comunicaciones, parece estarse nutriendo de lo que, se comenta, podría ser el nuevo paradigma del Siglo XXI en los ámbitos por él mencionados: la salud y el ahorro de energía.

Como antecedente, a principios de 1990 Nefiodow ya había atisbado la importancia que tendría la Tecnología Informática (TI) en la transformación económica, política y social en su "Quinta Kondratieff" (tal como ha sucedido, tanto para bien como para mal)

De acuerdo con parte sustancial de la traducción que generosamente me envío el economista Javier Ortiz de Montellano de la "Sexta" (editada en 1996 y que el año pasado llegó a la séptima reedición), el nuevo ciclo reposa en la "revisualización" de las Tecnologías de la Información aplicadas a la salud, al ahorro de energía y al bienestar, enlazadas, al parecer, con el dinamismo económico en cuanto al cuidado de la salud y el descanso, con sus novedosas formas de atención, turismo, casinos, entretenimiento, etc.

Hete aquí las guías de la nueva "onda larga" con su "énfasis en el aspecto de la "diosa salud", como diría Nietzsche de los inventores de la felicidad, mediante la prevención y detección de enfermedades físicas y mentales a través de la medicina informacional" pues, según esto, los empresarios han cobrado consciencia de que la salud física y mental es una inversión y no un costo ya que incrementa la productividad a nivel personal, económico y social, y por eso han extendido sus servicios corporativos para atender la salud de sus empleados.

En la misma forma, la "Sexta" implica usar tecnológicamente la información para reducir el uso de energía o recurrir a fuentes alternas, pero de lo que se trata es de invertir en las personas con sus problemas mentales, sociales, necesidades y promover su potencial.

Estos ciclos están vinculados de algún modo a la teoría schumpeteriana de la "innovación tecnológica" -y/o el uso de esta-, y no tienen nada qué ver con las continuas depredaciones financieras e inmobiliarias que mantienen al mundo en vilo constante, aunque son una amenaza para cualquier ciclo productivo.

Igual de peligrosos son el crimen organizado, la violencia, el robo, el fraude, el narcotráfico, los gobiernos corruptos, el comercio informal, la depredación ambiental y otros fenómenos sociales, incluidas epidemias como la depresión, "el padecimiento emblemático del neoliberalismo", dice Javier Ortiz.