Los Sonámbulos

Preguntas sin machete


Mientras varios entusiastas hacen como que se ajustan el cinturón para emprender el vuelo hacia lo que se anuncia como un futuro promisorio, en la escuela de la sospecha fundada fruncen el ceño, alimentada por la realidad, presente en la pobreza de más 54 millones de forzados y esforzados militantes.

Por experiencias de proyectos similares, no estaría de más advertir a los ilusionados pasajeros extremar providencias ante el cíclico, cínico y obligado aterrizaje, que resulta peor de turbulento que el de un albatros y en la misma pista de despegue.

Para abrir, ¿de dónde van a sacar a los 90 millones de pasajeros que, sumados a los 30 millones actuales, completarían el cálculo de 120 millones al año, si apenas para el 2022 (dentro de ocho años) se estima que el aeropuerto, con las modificaciones recientes, brindará servicio a 46 millones?

También, ¿de dónde saldrá el millón de toneladas de carga si la tendencia en este rubro ha sido decreciente? En el 2012 se movilizaron 397 mil 018 toneladas, 3.5 por ciento menos que en el 2011; el año pasado fueron 376 mil 589, tanto nacionales como internacionales.

Si lo que se busca es conectar a México y lanzarlo a la competencia comercial internacional ¿por qué no un puerto marítimo? El 80 por ciento del comercio mundial de mercancías lo aglutina el transporte por mar. Además, en el ámbito doméstico el comercio se mueve sólo 1 por ciento por aire (75 por ciento es terrestre, 17 por ciento ferrocarril y 7 por ciento marítimo)

Otra: ¿qué va a suceder con los aeropuertos cercanos al Distrito Federal que operan a menos de 70 por ciento de su capacidad, según el gremio de pilotos? En Cuernavaca se tiene ya un precioso "elefante blanco" que sangra al erario con 30 millones de pesos anuales y donde no opera ninguna empresa aérea. Costó mil 400 millones de pesos y se inauguró en 2012.

Quizás sea propaganda, pero tratándose de rentabilidad, hay en el país cinco aeropuertos que tuvieron este año un mayor flujo operativo que el Benito Juárez del DF: Los Cabos, Puerto Vallarta, Guadalajara, Tijuana y Guanajuato, con entre 68 y 72 por ciento, mientras que el AICM tuvo cerca del 24 por ciento.

Esto quiere decir que, en efecto, una de las más grandes megalópolis del mundo requiere un puerto aéreo que trascienda la insuficiencia actual y dinamice el turismo y la economía, pero...

Por desgracia las grandes obras resultan cenotafios: la autopista del Sol y otras vías como el Circuito Exterior Mexiquense y el Viaducto Bicentenario (éstas en el Edomex), son caras y casi nadie las ocupa.

Con visión demográfica y de movilidad migrante muy "largoplacera" como respaldo del proyecto, alegaríase también que el transporte por aire, que ha ganado clientela por su rapidez, competirá en costos con el marítimo.